fbpx Skip to content

10 preguntas sencillas para encontrar tu propósito

Comparte:

Obviamente te puedes preguntar como la mayoría de personas en el mundo ¿por qué necesito un propósito de vida, si hasta el día de hoy no he tenido uno y he vivido bien? O puedes pensar que la idea de encontrar un propósito es un cliché sin sentido o algo propio de monjes tibetanos, el Dalai Lama o hippies extravagantes.

De acuerdo un estudio conducido por The New York Times, apenas el 25% de personas en el mundo tiene o sabe cuál es el sentido de su vida. Y el mismo estudio ha encontrado que las personas que tienen un propósito en la vida tienden a vivir vidas más largas y saludables.

Otros estudios han ligado el tener una misión en la vida a mayores ingresos económicos y menos posibilidades de desarrollar demencia. Así que no se trata de escoger entre tener mejor calidad de vida en todos sentidos o tener un propósito en la vida; en realidad, lo mejor es tener los dos.

 

Tener un propósito en la vida pone orden a tus días, separa de manera definitiva lo que es importante de lo que no, y acentúa por encima de todo tus prioridades.

 

Alguien que tiene un sentido grande en la vida no tiene tiempo que perder, nunca ponen en riesgo su salud haciendo malas decisiones sobre su alimentación o estilo de vida, y constantemente se recarga de energía.

Encontrar la misión en tu vida requiere conocerse bien. Hay que hacer reflexión, análisis y un compromiso a largo plazo. Los resultados positivos no se ven de manera inmediata, pero cuando empiezas a disfrutar el camino, el viaje se hace mucho más divertido.

Y ahora que sabes todo esto, mi pregunta es, ¿qué esperas para encontrar el propósito en tu vida?

 

10 preguntas sencillas para encontrar tu propósito

 

Antes de empezar, te voy a comentar que estas preguntas no tienen un orden específico, ni son una lista definitiva imposible de cambiar. El sentido de la vida es diferente para cada quien, y obviamente la manera de encontrarlo también. Utiliza estas preguntas como una guía, como un inspiración, pero sólo haz las que tengas que hacer.

 

1.- ¿Qué estás dispuesto a hacer a pesar de todo?

Hay cosas que disfrutamos tanto, que a pesar de malos momentos estamos dispuestos a hacerlas. Encuentra las tuyas.

 

2.- ¿Qué puedes hacer por horas sin importar el tiempo que pase?

Identifica esas cosas que puedes hacer, leer, investigar por horas, sin darte cuenta cuánto tiempo pasa.

 

 3.- ¿De qué te sientes verdaderamente avergonzado?

Eso, lo que de verdad no quieres que la gente sepa, es lo que tienes que dejar de hacer ahora mismo. No importa lo que sea, si te avergüenza hacerlo, no vale la pena invertir tiempo en ello.

 

4.- ¿Qué estás haciendo que no tiene nada que ver con lo que querías hacer cuando eras más joven?

A menudo, nuestro propósito de vida se encuentra en las cosas que disfrutábamos más cuando no teníamos compromisos como pagar renta, servicios, colegiaturas, etc, etc.

Desafortunadamente, estas obligaciones nos empujan en direcciones que no teníamos planeado, o sencillamente no disfrutamos.

Recuerda qué te inspiraba, qué te definía y qué has perdido en el camino. Corrige de inmediato, regresa a ser quien eres de verdad. Haz más de las cosas que te gustan desde joven.

 

5.- ¿Qué puedes hacer para que el mundo sea mejor?

Los mejores propósitos de vida tienen una gran carga social. Todos tenemos algo en lo que podemos ayudar al mundo. ¿Cómo puedes hacerlo tú?

 

6.- Si puedes decidir dónde pasar un día completo, ¿dónde sería?

¿Dónde te sientes más a gusto?, ¿dónde te sientes cómodo y lleno de energía? Piénsalo, regresa siempre a esos lugares y en cuanto puedas no salgas de ahí.

 

7.- Si sabes que vas a estar en el mundo dos años más, ¿cómo quieres pasar esos días?

Una pregunta tramposa pero útil para encontrar un sentido a la vida. Porque cuando piensas que el tiempo de vida no es ilimitado, empiezas a valorar más cada minuto, y no quieres desperdiciarlo haciendo algo sin sentido.

 

8.- ¿Qué cosas puedes hacer que en lugar de robarte energía te cargan de ella?

No voy a decir que no los hay (porque tengo la fortuna de conocer algunos), pero hay personas que al final del día de trabajo se sienten satisfechos y llenos de energía. Si actualmente pasas la mayor parte del día haciendo algo que te consume la energía en lugar de llenarte de ella, pon las piezas en su lugar para dejar de hacerlo lo antes posible.

 

9.- Si tienes que sacrificar algunas cosas que tienes, con el objetivo de estar plenamente satisfecho ¿qué puedes sacrificar?

Con el paso del tiempo, todos acumulamos cosas, relaciones, actividades o compromisos que se convierten en una carga. Nos cuesta trabajo dejarlos, la costumbre nos arrastra y no tomamos el tiempo para hacer limpieza.

Cuando te liberas de cosas que no te llenan, abres espacio para las cosas con sentido.

 

10.- ¿Qué es lo que más te entusiasma del futuro?

El propósito de la vida tiene que ver directamente con el futuro. ¿Qué te emociona tanto que no ves la hora de poder participar de ello?

¡Adelante!, haz lo que tengas que hacer.

 

Photo by Andriyko Podilnyk on Unsplash

 

Conclusión: 

Encontrar el propósito de tu vida no tiene que ver con grandes logros materiales que pudiste soñar desde niño. Consiste en identificar dos o tres cosas más grandes que tú, tan grandes que tu trabajo es una aportación en el proceso de conseguirlo, pero que aún cuando ya no estés, alguien tomará la estafeta y continuará el trabajo.

Encontrar el sentido es localizar los proyectos en los que vale la pena invertir tu tiempo de calidad, porque nos hace mejor como sociedad, y en el camino tú también creces como ser humano.

 

Y para ti que has llegado al final de la nota, tengo tres preguntas más que te ayudarán a encontrar el propósito en la vida:

 

  1. ¿Con quién quieres pasar la mayor parte del tiempo? Que nada te lo impida, que tu propósito te ayude a cumplirlo.
  2. ¿Qué te preocupa del futuro? Ahora identifica cómo puedes mejorarlo.
  3. ¿Cómo puedes hacer que alguien sonría? Así de fácil es tener un propósito.

 

Comparte: