fbpx Skip to content

15 ideas sencillas para mejorar tu inteligencia emocional

Comparte:

¿Reconoces las emociones que tienes todos los días?, ¿puedes manejar tus sentimientos sin actuar de manera impulsiva?, ¿puedes motivarte a trabajar en un proyecto o tarea a pesar de lo que sientas por ello?, ¿identificas las emociones en otros y actúas de acuerdo a ellas?

Si contestaste que sí a estas preguntas, ¡muchas felicidades!. Significa que has desarrollado las habilidades que dan forma a la inteligencia emocional.

Ahora, si tu respuesta a alguna de esas preguntas fue un no, es momento de trabajar en tu inteligencia emocional.

 

En la historia moderna de la humanidad no habíamos vivido un período o evento que impactara de manera directa a tantas personas en el mundo; que amenazara su integridad física, emocional o financiera, y que despertara en todos nosotros emociones y actitudes nuevas, posiblemente difíciles de manejar.

Nunca en la historia de nuestra generación había sido tan importante entender -en lugar de juzgar- qué pasa por la cabeza de los demás cuando hacemos o decimos algo, pero sobre todo, cómo se sienten y qué puede despertar ese sentimiento.

 

La inteligencia emocional es el espacio donde la razón y la emoción se amalgaman de forma perfecta. Es la habilidad ligada directamente a la resiliencia, la motivación, la empatía, el manejo del estrés y la comunicación entre otras circunstancias.

La inteligencia emocional es el manual que nos ayuda a navegar en el mar de las relaciones para aprovechar las oportunidades y al mismo tiempo que disminuir los conflictos.

 

La inteligencia emocional es la habilidad fundamental en lo social, y por lo tanto, juega un rol definitivo en el éxito académico, social y profesional.

No hay duda que hoy ejecutivos y emprendedores se desenvuelven en un ambiente profesional sumamente ágil en el que entender y apreciar a otros profesionales es vital. Conectar de manera personal con los profesionales que toman decisiones no tiene precio, y para ello es necesario mejorar todos los días nuestra inteligencia emocional, ¿sabes cómo hacerlo?

 

15 ideas sencillas para mejorar tu inteligencia emocional

 

1.- Amplía tu vocabulario

La mayoría de la personas no puede expresar lo que siente o confunde sus sentimientos, sencillamente porque no tiene las palabras necesarias para expresarlo. Las personas con un coeficiente intelectual alto, igual que las personas con una inteligencia emocional fuerte, posen un vocabulario extenso que les facilita comunicar lo que sienten y perciben de otras personas.

Entre más especificas sean las palabras que seleccionas para expresar tus ideas o pensamientos, más fácil y eficaz será tu relación con los demás.   

 

2.- Sé curioso acerca de las personas

No importa si eres introvertido o extrovertido, tienes que interesarte por aprender más de las personas que están cerca de ti. No te confundas, el interés por alguien no quiere decir que tienes que entrometerte en su vida, solamente entender sus razones y motivaciones para hacer algo específico.

No juzgues, entiende, y verás tus niveles de empatía elevarse favorablemente.

 

3.- Celebra el cambio

La flexibilidad y capacidad de adaptación es otra característica de las personas inteligentes emocionalmente. El cambio es la única constante en la vida, además de ser un excelente motor de progreso.

Acostúmbrate a cambiar constantemente de rutina, trabajo e intereses. Identifica las oportunidades en las cosas nuevas y nunca olvides que todo, bueno o malo es temporal.

 

4.- Domina tus fortalezas y debilidades

Además de entender tus emociones, es indispensable conocer tus fortalezas y debilidades. Esto te ayudará a entender por qué algunas emociones se despiertan más fácil en ti y cómo puedes manejarlas mejor.

Cuando conoces tus fortalezas y debilidades, puedes enfocarte bien en lo que haces, sin que tus flaquezas te detengan.

 

5.- No te ofendas fácilmente

Si sabes bien quién eres, de qué estás hecho y qué es importante para ti, es muy difícil que algo o alguien te ofenda.

Tener confianza en ti, así como una mente abierta, son las mejores herramientas para desarrollar un carácter fuerte, y ser difícil de ofender.

Si eres capaz de reírte de ti mismo, es imposible que alguien más te haga daño con algún comentario.

 

6.- Di no con más frecuencia (a ti a los demás)

La tentación de involucrarse en todo y ayudar a la mayor cantidad de gente es fuerte, pero las personas inteligentes emocionalmente saben que no pueden hacerlo.

Es más importante hacer uso del autocontrol para involucrarse en menos cosas -para poder hacerlas muy bien-, en lugar de hacer muchas de manera mediocre.

 

7.- No te estaciones en tus errores

Toma distancia de tus errores. Reconócelos, corrígelos de inmediato y aprende de ellos, pero nunca te detengas por mucho tiempo.

La perfección no existe, es una ilusión que únicamente retrasa el avance de los proyectos.  

 

8.- Da sin esperar algo a cambio

Cuando alguien te da algo de manera espontánea y sorpresiva sin pedir nada a cambio, deja una huella imborrable en ti. Genera tú este tipo de momentos siempre que puedas hacerlo.

 

9.- No seas rencoroso

Las emociones negativas que genera el rencor lo único que hacen es causar estrés y limitar tu crecimiento profesional.

Olvídate de los malos comentarios que recibas y siempre limita tus observaciones al trabajo y desempeño, nunca a la persona.

 

10.- Anula a la gente tóxica

Convivir con personas tóxicas es al mismo tiempo frustrante y agotador. Si puedes, aléjate de ellos de inmediato. Si por cualquier otro motivo tienes que tener una relación con alguien así, manéjalo de la manera más racional posible. Identifica sus emociones y busca la manera de limitar sus interacciones e influencia en todo lo menos posible.

 

11.- No te obsesiones con la perfección

La perfección no debe ser tu objetivo principal, simplemente porque no existe, así que buscarías una meta imposible.

Celebra las metas intermedias, los avances y el proceso. Utiliza cada pequeño objetivo como un escalón más en la construcción de algo más grande.

 

12.- Aprecia lo que tienes

Tomar tiempo para apreciar lo que tienes además de ser lo correcto, es una buena manera de mejorar tu humor. La energía y el bienestar que genera la gratitud disminuye las hormonas relacionadas con la generación de estrés.

Celebrar lo que tienes no es una actitud conformista, es muestra de madurez y equilibrio emocional.

 

13.- Desconéctate del mundo regularmente

Tomar tiempo libre es una virtud y costumbre de la gente más exitosa. Además de permitirte vivir el presente, fomenta tu creatividad y productividad.

Apaga el teléfono celular regularmente, no contestes emails a todas horas, ni pierdas el tiempo navegando en redes sociales.

Desconéctate del mundo para conectarte contigo mismo.

 

14.- Duerme lo suficiente

Cuando duermes, tu cerebro se llena de energía. Además, procesa la información completa del día y la coloca en el lugar adecuado.

Dormir es el bálsamo ideal para empezar el día con la mente fresca y lista, para captar bien todo lo que pase a tu alrededor.

 

15.- Elimina los pensamientos negativos

Entre más tiempo pasas con los pensamientos negativos, más poder les confieres. La mayoría de los pensamientos negativos son eso nada más, pensamientos, no hechos.

Separa las ideas, pensamientos y proyecciones negativas de la realidad. Vive en el presente y disfruta todo lo bueno que tiene cada momento.

 

Photo by Jud Mackrill on Unsplash

 

Conclusión: 

A pesar de que la inteligencia emocional es difícil o prácticamente imposible de medir en forma cuantitativa, su importancia en el ambiente laboral y de negocios es cada vez más trascendente.

El creciente número de relaciones e interacciones que tenemos día a día, ya sea de forma personal o a través de plataformas digitales, hace más importante nuestra capacidad de conectar con nuestros similares.

Identificar nuestras emociones y las de los demás, utilizarlas para generar mejores oportunidades e integrar nuestra inteligencia emocional en todo lo que hacemos, nos convierte en profesionales más capacitados para operar en un mundo cambiante y lleno de desafíos. 

 

Antes de despedirme, para ti que llegaste hasta el final de la nota, tengo una idea más que compartirte:

Identifica lo que te hace más feliz y haz mucho de eso.

No dejes que la opinión de alguien limite las cosas que te gustan. Cuando haces lo que te gusta, las emociones se avivan, el cerebro se activa y está listo para leer y recibir mucha más información.

 

Comparte: