fbpx Skip to content

5 reglas que han roto las personas más exitosas

Comparte:

Por qué es tan importante aprender a vivir contra corriente

 

El éxito no es un accidente. Pensar que podemos alcanzarlo sin disciplina y sin seguir algunas reglas es un disparate. Absolutamente todos, incluidos los profesionales más creativos, necesitan establecer un sistema de trabajo que los ayude a potenciar su talento. El verdadero problema es pensar que el mismo sistema y las mismas reglas van a funcionar para todos. Seguir la fórmula que cotidianamente escuchamos como el método perfecto para alcanzar el éxito es una trampa.

[spp-tweet tweet=”El único camino para alcanzar el éxito es haciendo algo excepcional.”]

En el mundo profesional sobran ejemplos: desde personajes de alto perfil como Steve Jobs, Elon Musk o Jeff Bezos, hasta emprendedores en nichos específicos, como Seth Godin, Tim Ferris, Ryan Holiday, Amy Porterfield, Marie Forleo, etc. Todos exitosos, todos disciplinados, pero también todos diferentes entre sí.

Puede gustarnos o no su filosofía de trabajo, pero nadie exitoso ha marchado al ritmo que alguien más le ha marcado. Llegado el momento, tal vez impulsados por una corazonada, todos han navegado contra corriente. Han abandonado la escuela, dado giros de 360 grados a su carrera, abierto nuevas avenidas, reescrito fórmulas y puesto todo en la línea, a pesar de ser lo que nadie aconsejaba.

Seguir las reglas de todo el mundo aplica te puede ayudar, y muy probablemente te lleve a un lugar destacado. Pero si lo que quieres es vivir una vida plena, hacer un trabajo con valor, tocar muchas vidas y trascender, vas a tener que romper algunas reglas en el camino.

 

5 reglas que han roto las personas más exitosas

 

1.- Si no está roto, no lo arregles

¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase en ambientes laborales? No lo niego, suena como un buen consejo. Si las cosas están funcionando bien, ¿para qué cambiarlas? Así pensaron Kodak, Blockbuster y Tower Records.

El cambio es inevitable, y el momento indicado para cambiar es cuando estás en lo más alto de la ola, cuando tienes fuerza, músculo y energía para hacerlo. Si tú no diriges el cambio, tarde o temprano alguien te obligará a cambiar. Ojalá para entonces no sea muy tarde.

 

2.- El pasto siempre está más verde en el prado de enfrente

Pensar que las cosas siempre están mejor en otra parte es casi una condición humana. En el trabajo, es natural filosofar con la idea de que los problemas que tenemos solamente nos pasan a nosotros, y que la competencia se burlaría si se enterara lo que está pasando. Te aseguro que no, todas las compañías están formadas por personas con las mismas inseguridades y defectos.

La luna de miel de quien se cambia de trabajo por lo general no dura mucho. Las personas exitosas no salen corriendo a la primer oportunidad, procuran corregir las cosas transformando las organizaciones hasta convertirlas en un lugar digno para trabajar en él.

 

3.- Nunca mezcles trabajo y placer

Esto es fácil para quien nunca está comprometido con lo que hace. Pero si el trabajo, sus valores o la forma en que lo haces son parte importante de tu personalidad, no siempre es malo mezclar el trabajo con la vida personal.

Las personas exitosas procuran hacer del trabajo algo tan divertido e importante, que forma parte activa y medular de su vida. Piensa que pasamos por lo menos 30% de nuestro tiempo en el trabajo, no lo hagas de lado a menos que te consideres completo con el 70% de tu tiempo.

 

4.- Zapatero a tus zapatos

Elon Musk tuvo su primer gran éxito con PayPal, y a partir de entonces todo el mundo pensó que se mantendría en el mundo de la tecnología o en los negocios financieros. Gran sorpresa se llevaron al ver que Musk entraría a la industria automotriz lanzando con éxito Tesla y compitiendo en la carrera por el espacio con Space X.

 

5.- Lo más importante en los negocios es la ganancia

Me pueden tachar de loco si digo que esto no suena lógico. Por supuesto resulta natural pensar que las compañías y negocios son fundados para ganar dinero, pero las personas más exitosas consideran que su verdadera labor es cambiar el mundo, transformar vidas y dejar una huella en la historia de la humanidad.

Solamente así puedes priorizar el equipo y los consumidores antes que el producto y los accionistas. Solamente así puedes fincar compañías que trasciendan en el tiempo y en la conciencia colectiva.

 

Photo by Sean Stratton on Unsplash

 

Conclusión:

Estudiar, trabajar duro, terminar una maestría y trabajar más duro ya no es la formula perfecta para garantizar el éxito de nadie. Hoy la educación y el conocimiento están al alcance de más personas, por lo que fortalecer tu creatividad e individualidad cobra vital importancia.

Diseñar tu camino al éxito es mucho relevante que nada. Atrévete, cambia constantemente cómo se hacen las cosas y dibuja un camino que nadie ha hecho antes. No es fácil, pero es la mejor manera de sentirse pleno y satisfecho.

 

Tengo un comentario más que quiero compartirte. Es algo que he visto en personas verdaderamente exitosas, siempre funciona y creo que nos puede beneficiar a todos:

Tienes que ser un experto en algo, pero no puedes serlo en todo. Para eso deberás de contratar gente que sea experta en los temas que necesites, y tú ser el mejor liderando al equipo.

 

 

Comparte: