Análisis DAFO para la búsqueda de empleo

Comparte:

Seguro que has oído hablar del análisis DAFO como una herramienta para analizar las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Es decir, las variables externas e internas que condicionan el éxito de “algo”.  

Lo que quizás no sabías, es que es una técnica que originariamente se utilizaba en el mundo empresarial para realizar una evaluación y planificación estratégica de la empresa. Ese “algo” era la viabilidad del negocio o su crecimiento. Más adelante el concepto se aplicó a productos o servicios 

Ahora, te proponemos utilizar el análisis DAFO para tu búsqueda de empleo, de manera que el producto a analizar vas a ser tú mismo/a. 

 

Qué es DAFO en tu búsqueda de empleo 

Como hemos comentado, el DAFO es una herramienta de análisis que, aplicada a tu búsqueda de empleo, te ayudará a reforzar tu candidatura y por lo tanto las posibilidades de tener entrevistas y ofertas de trabajo en firme.  

Es una técnica muy sencilla, visual e introspectiva 

Consiste en cumplimentar una matriz o tabla cuadricular en la que constan los factores internos, como son tus debilidades y fortalezas, así como los factores externos, como son las amenazas y las oportunidades del mercado. 

 

¿Qué significa cada una de las siglas? 

  • Debilidades: Cuáles son mis áreas de mejora en relación a otros candidatos/as. Cuál es mi competencia y en qué es mejor que yo. 
  • Fortalezas: Qué me diferencia y aporta valorar. En qué soy bueno y en qué gano. 
  • Oportunidades: Qué puedo aportar al mercado gracias a toda mi trayectoria formativa, laboral o incluso personal. 
  • Amenazas: Qué características tiene el mercado que me “penalizan” o suponen un riesgo para mí. 

 

Para qué sirve un análisis DAFO 

 

Te ayuda a comprender mejor quién eres profesionalmente.

Realizar un análisis exhaustivo de ti mismo/a en realidad es hacer un ejercicio de autoconocimiento.  

Se trata de “mirarte al espejo” y ver en detalle todas las variables que influyen en tu proceso de búsqueda o cambio profesional.  

Si no te conoces bien, no podrás hacer que los demás te conozcan y “te compren”. 

Te ayuda a maximizar tus fortalezas, corregir las debilidades, detectar oportunidades y enfrentarte a amenazas.

Ese análisis es un punto de partida que te ayudará a desarrollar estrategias para conseguir tu objetivo en cada una de las fases del proceso: 

 

1) Búsqueda de ofertas.-  A partir de las oportunidades, puedes realizar acciones de búsqueda enfocadas a un determinado sector o tipo de empresa. Esto no significa que no puedas optar a vacantes que te motiven y cuyo sector por ejemplo no esté en su mejor momento. ¡Querer es poner! Debes intentar alcanzar tus metas, tus ilusiones.

Sólo decimos que tendrás más posibilidades de alcanzarlas si orientas tu búsqueda basándote en las oportunidades del mercado y, si se trata de ir a por las amenazas porque un sector o tipo de empresa son “tu vocación”, ve a por ello de forma consciente y habiendo hecho un análisis previo para maximizar tu éxito.

 

2) Preparar CV.- El análisis de fortalezas te ayudará a reflejar en tu currículum aquellos apartados que más te convengan. Tendrás que remarcarlos en cuanto al formato (por ejemplo con la tipografía, el orden y el propio formato del CV) y redactar el contenido de forma que transmita esos puntos fuertes (en la enumeración de funciones, la definición de logros, etc.).

De mismo modo, algunas de las debilidades, podrás reflejarlas “de la mejor manera posible” (si por ejemplo no finalizaste unos estudios o si tienes “demasiadas” experiencias en poco tiempo). Si no sabes cómo hacerlo, pide ayuda a expertos/as en la revisión y redacción de currículums porque suele funcionar 😊

 

3) Perfil LinkedIn.- Además de aplicar el mismo criterio que en tu CV, el análisis DAFO te permite establecer tu estrategia de networking en LinkedIn y lo puedes hacer relacionando tus fortalezas y las oportunidades del mercado.

Podrías llegar a contactar con personas clave de un sector en auge que vayan a valorar tu experiencia o bien contactar con aquellas que pertenezcan a una empresa con la que compartas valores.

 

4) Entrevista.- Si tienes claras tus fortalezas, sabrás “venderte” en el momento oportuno, responder a preguntas como “¿cuáles son tus puntos fuertes?, ¿Cuáles son tus principales competencias?¿Por qué debemos contratarte a ti?”

También pueden preguntarte por tus logros o por tus fracasos o puntos débiles. Saber contestar a “la parte negativa” sobre ti también es importante porque muestra humildad, sentido crítico y espíritu de superación

También el conocimiento de oportunidades y amenazas te puede ayudar en la entrevista, porque te puede hacer adaptar tu discurso, tu perfil, a esa empresa o el sector de la misma.

Probablemente la entrevista es el proceso más crítico del proceso de selección porque si has llegado hasta allí es muy importante que salga lo mejor posible. Preparar el DAFO te va a ayudar y recuerda que puedes contar con servicios de mentoring que te ayudarán con esto.

 

Te ayuda a tomar decisiones

Tener claro los 4 ejes que forman un DAFO te ayudan a decidir de una forma más racional, más objetiva, teniendo en cuenta variables reales.  

A lo largo de todas las fases del proceso de búsqueda, y en definitiva de tu proceso de selección, aplicarás este conocimiento de forma más o menos consciente y tomarás decisiones más acertadas: 

  • Inscribirte a ofertas en las que encajes vs Enviar currículums sin ton ni son. 
  • Redactar cartas de presentación adaptadas a la oferta y en las que cuentes cosas importantes sobre ti y tu candidatura vs. Redactar cartas genéricas e impersonales que no “llegan” a nadie. 
  • Hacer frente a entrevistas desde la seguridad y la profesionalidad vs Hacer entrevistas poco preparadas en cuanto a contenido. 
  • Negociar teniendo en cuenta tu encaje real y lo particular de tu candidatura vs Negociar “de farol” sin saber si eres realista contigo mismo y con la realidad de la empresa. 

 

¿Cómo hacer un análisis DAFO para la búsqueda de empleo? 

Deberías hacer tu análisis DAFO en el momento en que decidas empezar a buscar empleo. Como en cualquier otra herramienta del proceso de búsqueda (el currículum y la carta de presentación especialmente), lo debes tener elaborado desde el principio, incluso antes que el resto de herramientas. 

Tu DAFO es tu punto de partida. A partir de él definirás la estrategia de búsqueda, construirás el reto de herramientas (CV, carta, LinkedIn, etc.) y lo orientarás todo mejor hacia un buen resultado. 

¡Pero no te confíes! Tendrás una especie de DAFO general. Te aconsejamos que este DAFO no sea estático sino más bien que sea tu modelo a analizar cada vez que quieras aplicar a consciencia a una determinada oferta de empleo. 

Igual que el currículum y la carta, el DAFO debería adaptarse a cada candidatura y dar lugar a una DAFO específico. Seguramente será muy similar, pero habrá sutilezas o incluso algún cambio importante que deberás tener en cuenta si avanzas en ese determinado proceso de selección. 

 

Ejemplo de cómo hacer un análisis DAFO 

Vamos a poner un ejemplo de análisis DAFO de alguien que quiera hacer un cambio profesional después de años en un mismo sector. Supongamos el caso de una chica, Ainara, que después de 4 años como dependienta en tiendas de ropa quiere reorientar su carrera profesional al marketing y organización de eventos. 

A continuación, os proponemos algunas de las supuestas fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de Ainara: 

 

Debilidades: 

Falta de experiencia en departamentos de marketing y eventos. 

Preferencia por jornadas parciales (tiene interés en realizar un máster próximamente). 

 

Fortalezas: 

Recién graduada (posibilidad de prácticas). 

Excelente nivel de inglés por estancias en el extranjero. 

Dominio de las redes sociales (experiencia en organización de eventos personales a través de Facebook). 

Personalidad fuerte, que “engancha” en el cara a cara. 

 

Amenazas:

Alta competencia. 

Sector algo paralizado debido al COVID. 

 

Oportunidades: 

Contactos que trabajan en empresas del sector. 

Amistades que trabajan en empresas ajenas al sector pero con departamentos de marketing, comunicación u organización de eventos. 

 

A partir de este análisis, Ainara sería capaz de organizar su proceso de búsqueda y las herramientas del mismo:  

  • potenciando fortalezas (por ejemplo remarcando la reciente formación en su CV, mencionado en el mismo la posibilidad de prácticas, así como el dominio de inglés y reflejar las estancias en el extranjero) 
  • trabajando para mejorar sus debilidades (reflejar funciones y competencias que puedan “aplicarse” a su trabajo objetivo)  
  • incluso “tirar de networking” de forma que sus propios contactos la puedan recomendar en las empresas en las que trabajan y en las que haya oportunidades. 

 

¿Te apuntas al DAFO para tu búsqueda de empleo? 

 


 

Este artículo fue escrito por Miriam Marín en una colaboración con InconfundibleMENTE y CurrículumyTrabajo.com

Comparte: