fbpx

El liderazgo se gana, no se impone – Las 10 características de un buen líder

Comparte:

¿Has trabajado en algún equipo donde sientes que todo funciona como una maquinaria sincronizada y bien aceitada?, ¿te ha tocado estar en equipos donde se respira incertidumbre, frustración, inseguridad y un malestar constante? Muy probablemente te has enfrentado a ambos escenarios en tu vida profesional.

 

La diversidad de los equipos de trabajo, aunada a las condiciones de estrés constante en los negocios, siempre generan retos en el ámbito laboral. De la labor del líder depende que un equipo sea exitoso y funcional o se quede a medio camino.

Es casi imposible encontrar las principales cualidades del líder ideal en una sola persona, pero aquí cité algunas sin ningún orden particular.

 

características de un líder

Image by mohamed Hassan from Pixabay

 

Características principales de un buen líder

 

1) Inteligencia emocional y empatía

El buen líder sabe lidiar con las emociones polarizadas de un equipo y concilia cuando hay que hacerlo. Cuando hay situaciones extremas y los ánimos están a tope, sabe conducirse y manejar a la gente para que no se generen conflictos que puedan dañar irreparablemente el funcionamiento del equipo. El buen líder sabe escuchar, qué decir o cuándo callar.

 

2) Se rodea de gente competente

El falso líder teme que su gente crezca porque le pueden robar el puesto. El bueno se rodea de expertos en su área, de gente capaz. Los deja trabajar e innovar, y va desarrollando un equipo robusto que eleve el funcionamiento general de la empresa o negocio.

 

3) Tiene visión y es transparente

No hay peor sensación que el sentirse el hamster de la rueda, corriendo por inercia si saber a dónde. El buen líder comparte información clave para los proyectos, hace partícipe al equipo de su visión estratégica, y la enriquece con su retroalimentación. Es transparente -aún cuando hay malas noticias- y con esto logra que la gente se sienta más involucrada.

 

4) Da crédito y reconocimiento

¿A quién no le ha pasado que un gran logro propio se lo adueña alguien más? El buen líder sabe que si su equipo triunfa, él/ella triunfa también. Sabe que al dar crédito a su gente, impulsa y refuerza el sentimiento de compromiso de su equipo.

 

5) Respeta y es respetado

Muy simple pero no tan generalizado. El buen líder respeta desde al más alto ejecutivo hasta al personal de limpieza, y eso se retribuye. El falso líder ve por arriba del hombro a los que están debajo de él en el organigrama. El respeto no lo da la posición, lo da la calidad humana.

 

6) Optimismo y actitud positiva

Cuando las cosas van mal, lo que más nos hace falta es una palmada en el hombro, empatía, una sonrisa, un “pulgar arriba”. Uno sabe que de todos modos puede haber desastres o fallas, pero si tu líder te hace sentir que aprecia tu esfuerzo, vale oro.

 

7) Compromiso y responsabilidad

El capitán es el último que brinca al bote salvavidas. El buen líder sabe que tiene el compromiso de encabezar un equipo que depende de él en todos sentidos. Cuando uno sabe que su líder está comprometido con el proyecto y la causa, trabaja uno más tranquilo. Si uno siente que su líder brincará del barco en cualquier momento y nos dejará morir solos, las cosas se empiezan a tambalear.

 

8) Generosidad

No sólo en lo material -que el equipo siempre apreciará detalles como una comida, un regalo, etc-, el buen líder también es generoso y comparte su tiempo y su experiencia con los que van subiendo. Enseña, pero también se deja enseñar.

 

9) Nos impulsa a crecer

El buen líder pone a su gente en situaciones de tensión y reto, los obliga a salir de su zona de confort para que “den el estirón”. Es líder el que jala hacia arriba y no el que solapa a un equipo cómodo que no crece.

 

10) Sabe retirarse

Un buen líder siempre sabe cuándo acabó su ciclo y está listo para pasar el relevo. Habiendo contribuido a desarrollar un equipo capaz, seguramente habrá ya alguna figura que despunte y que pueda estar lista para tomar el lugar del líder de un equipo o de una empresa cuando llega el momento. Malo cuando la cabeza nunca se preocupó por impulsar a los que vienen abajo, y simplemente no hay quién le siga cuando llegue su despedida.

 

trabajo del lider

Photo by Life of pix, Pexels

 

¿Reconociste al líder de tu equipo o empresa en alguna de estas características?, o, mejor aún, ¿eres tú uno de estos líderes? Si no, seguramente estás en camino a serlo.

 

Comparte:
×
¡Regístrate en InconfundibleMENTE!
Recibe información, avisos y contenido interesante. (Tu email es privado, ¡no hacemos SPAM!)