fbpx

Por qué todo profesional tiene que pensar como un emprendedor. 5 ventajas decisivas

Comparte:

 

Hace no mucho tiempo, referirse a alguien como un emprendedor era casi un sinónimo de empresario. Se le llamaba así a quien trabajaba de manera independiente o era dueño de una empresa.

Sin embargo, si nos apegamos a la definición de emprendedor, vamos a ver que es un concepto mucho más amplio, donde caben muchos profesionales, incluidos aquellos que trabajan para grandes corporaciones. Según el diccionario, un emprendedor es aquella persona que tiene decisión e iniciativa para realizar acciones que son difíciles o entrañan algún riesgo. Para mí…

 

 

Image by Startup StockPhotos on Pixabay

 

Cuando analizamos de manera detenida a ejecutivos y empresarios exitosos, notamos que a pesar de tener responsabilidades completamente diferentes, comparten características en su filosofía de trabajo, y es precisamente eso lo que los hace únicos y victoriosos. Es entonces su actitud emprendedora la que los ha catapultado al éxito.

Todos podemos cultivar el pensamiento emprendedor en nosotros y ponerlo en práctica para alcanzar los objetivos que la mayoría no puede ni imaginar. Si quieres empezar ya, te presento las

 

5 ventajas de que todo profesional piense como emprendedor

 

1.- Resuelven problemas

Una característica fundamental de la mentalidad emprendedora es resolver problemas. Ahí, donde la mayoría de los profesionales ve obstáculos o contratiempos que los frenan, el emprendedor ve oportunidades. Es decir, tienen la capacidad analizar cualquier situación, identificar cuál es la dificultad y diseñar una estrategia para resolverlo, o simplificar cómo se está haciendo.

Quien piensa como emprendedor nunca siente miedo de intentar cosas nuevas. Está consciente de que cuando hace algo diferente o por primera vez siempre habrá dificultades, pero esa no es razón para detenerse, al contrario, es un estímulo para moverse hacia adelante.

 

2.- Toman decisiones

De nada sirve identificar un problema si no se abordan las acciones necesarias para resolverlo. El emprendedor no puede vivir en el limbo esperando que el tiempo o alguien ajeno resuelva una situación que lo incomoda, porque sabe que eso nunca sucede. Sencillamente toma el toro por los cuernos y tira para adelante. Su autoestima y confianza lo tienen blindado de los comentarios y acciones negativas que intenten desanimarlo.

Hay personas que tienen la respuesta para algún problema, pero su falta de acción sencillamente les impide salir de la medianía. El emprendedor, a pesar de no tener todas las respuestas desde el inicio, confía en encontrarlas para hacer que las cosas sucedan.

 

3.- No tienen miedo para cambiar de dirección

Los emprendedores saben que el camino al éxito rara vez es una línea recta. Siempre están listos y dispuestos para cambiar de dirección cuando haga falta con tal de conseguir su objetivo.  Un emprendedor se fortalece cada vez que es rechazado o topa con pared, no se avergüenza de sus errores sino que aprende rápidamente de ellos.

Sabes que estás tratando con un emprendedor cuando ves que se reinventan cuantas veces sea necesario para conseguir su objetivo.

 

4.- Trabajan muy bien en equipo

Hay dos características indispensables para trabajar bien en equipo. Por un lado, humildad para reconocer que no sabes todo, que hay personas más capaces que tú en algunos aspectos; y por otro, suficiente seguridad para confiar en tu capacidad de aprender cosas nuevas y aportar un punto de vista único. Los emprendedores poseen ambas.

Un emprendedor se relaciona muy bien con otros profesionales porque sabe que la única manera de conseguir grandes logros es con la suma de muchos talentos. El emprendedor genera confianza a su alrededor porque celebra los éxitos de otros y siempre asume sus responsabilidades.

 

5.- Desafían sus límites

Los emprendedores pueden ser muchas cosas, pero nunca conformistas. El combustible que los mantiene vivos es la búsqueda de retos nuevos todos los días. Un emprendedor sabe que mantenerse estático solamente garantiza un viaje en picada, porque muy pronto se verá superado por alguien más ambicioso.

Los emprendedores celebran las oportunidades de crecer, aún cuando saben que muchas veces es doloroso. Pero es justamente el desafío lo que los mantiene vivos. No tienen miedo al triunfo ni de caer hasta abajo porque saben que van a regresar, lo que les da miedo es perderse en el promedio, en la mediocridad.

 

Hasta aquí las 5 ventajas de pensar como un emprendedor, vamos a recordarlas.

1.- Resuelven problemas
2.- Toman decisiones
3.- No tienen miedo para cambiar de dirección
4.- Trabajan muy bien en equipo
5.- Desafían sus límites

 

Image by StartupStock Photos on Pixabay

 

 

¿Puedes imaginar organizaciones como la NASA, Google o Netflix sin profesionales que reúnan estas características?, ¿o atletas, celebridades o empresarios como Los Rolling Stones, Jeff Bezos, Messi o Alfonso Cuarón sin estos atributos? Sencillamente no serían lo que son. Pensar como emprendedor no es una manera de alcanzar el éxito, es la única.

 

Sólo para ti, por llegar hasta esta parte del artículo, tengo 3 características más que puedes empezar a implementar hoy mismo.

 

Todos los emprendedores son:

1.- Personas con iniciativa propia

Su motivación no es competir con alguien más, simplemente tienen la necesidad de ser mejores todo el tiempo. Les aterran la idea de permanecer igual por mucho tiempo.

 

2.- Manejan expectativas razonables

Tienen metas grande, pero para conseguirlas saben que tienen que sumar muchas pequeñas victorias,  y además siempre las festejan.

 

3.- Son absolutamente responsables de sus actos y de su felicidad

Un emprendedor sabe que todo lo que pasa en su vida, negocio o trabajo es responsabilidad suya y de nadie más. Por ello, viven con la tranquilidad que su felicidad y la de su familia está en sus manos.

 

Comparte:
×
¡Regístrate en InconfundibleMENTE!