Buenas razones para procrastinar

Comparte:
En una época tan agitada como la que vivimos, parece normal tener una lista enorme de tareas por hacer y estar ocupado todo el tiempo, incluso podemos decir que para la mayoría de profesionales estas dos acciones se han convertido en símbolos de productividad, éxito e importancia; parece que tener tiempo libre o bajar la velocidad del trabajo es una extravagancia o irresponsabilidad que sencillamente nadie debería concederse. Correr de una videollamada a otra, entregar el reporte, hacer 10 llamadas a prospectos de clientes, aprender algo de marca personal y crecer tu red de contactos son apenas un principio de las inagotables tareas que nos acechan todo el tiempo.

Pero incluso hoy, en la era de la inteligencia emocional y artificial, las cosas no siempre son lo que parecen. Estar activo todo el tiempo no significa en lo absoluto que alguien es eficaz o exitoso, y tener tiempo libre o trabajar a otro ritmo no son síntomas de debilidad, incluso pueden ser todo lo contrario. No estoy completamente seguro, pero creo que tiene algo que ver con esa idea absurda de abundancia que inunda nuestra cultura, existe la percepción que puedes tenerlo todo, y lo único que te separa de la realidad de poseer lo que quieres es la cantidad de esfuerzo y trabajo que inviertas para conseguirlo. Hoy, la gente llena sus agendas con la ilusión de hacer más y ampliar sus horizontes, piensan que así mejoraran sus vidas y tendrán una existencia de ensueño.

 

La trampa está tendida, es responsabilidad de cada quien decidir si se involucra de inmediato en todas las oportunidades que se presentan o decide procrastinar para analizar, evaluar, planear e involucrarse en lo esencial. Procrastinar ha sido tachado como un hábito de los perezosos y negligentes, pero procrastinar no siempre es malo, sobre todo si se sabe procrastinar con sentido.

Segundo viernes del año, todavía es momento de establecer metas y ajustar los planes, hoy en las 5 razones quiero hacer la defensa de la procrastinación, invitar a todos a dejar pasar la mayoría de tareas y oportunidades para enfocar todas sus fuerzas en la más importante, en lo que marca diferencia, en lo que nos hace crecer.

 

Hoy vamos a revisar las 5 razones por que todos tenemos que procrastinar con sentido:

 

 

1.- Procrastinar te libera de tareas innecesarias

No todas las tareas en tu lista de pendientes son igual de importantes, tomar un espacio y bajar la velocidad te ayuda a separar lo esencial de lo que no es. Cuando algo no es prioritario y no se hace de inmediato casi siempre desaparece por que se resuelve de otra manera.

No es una regla absoluta, pero por lo general el 80% de tu resultados se cumple con el 20% de tus acciones, enfócate en ellas y hazlas como nadie más puede hacerlas.

 

2.-  Procrastinar te hace más creativo

Se ha comprobado que cuanto eres consciente de una tarea que tienes por cumplir, aun cuando no estás trabajando activamente en ella sigues pensando en ideas y posibles soluciones. Piensa que no siempre la primera ideas e la mejor, dar tiempo para pensar todo una segunda ves resulta en mejores ideas y soluciones.

 

3.-  Procrastinar mejora las decisiones que tomas

Algunas veces, cuando es posible, tomar un poco más de tiempo de lo normal para tomar una decision te permite reunir más información, ver las cosas desde otro punto de vista y decidir mejor. Cuando trabajas de manera enfocada, casi siempre tienes un poco más de tiempo para decidir en las cosas relevantes.

 

 

4.- Procrastinar eleva la importancia de lo sustancial
 
Es mucho más fácil procrastinar en cosas que no son importantes, por eso, cuando haces una pausa lo verdaderamente importante toma notoriedad. Recuerda, lo importante y lo urgente no son lo mismo, el secreto de la productividad radica en concentrarse en lo importante y delegar lo urgente.
5.- Procrastinar elimina estrés innecesario

Procrastinar con sentido deja de lado tareas que poco o nada contribuyen a tu crecimiento personal o profesional. Hacer espacios, dedicar tiempo a la reflexión y el cuidado personal eliminan estrés innecesario.
 

 

P.D. ¿Sabías que hasta el principio del siglo XX la palabra prioridad no existía en plural? Sí, efectivamente, el primer rastro que se tiene de la palabra prioridad se ubica al principio del año 1400, y por más de 500 años existió únicamente en singular.  Esto me hace pensar que si tienes muchas prioridades, en realidad no tienes ninguna, y tú, ¿cuantas prioridades tienes?
Comparte: