Cómo potenciar tu marca personal (5 acciones rápidas)

Comparte:

Por qué construir una marca personal te va a dar una ventaja invaluable frente a la competencia

La marca personal no es algo nuevo, pero su enorme popularidad sí.  Más relevante que nunca, ha dejado de ser algo elitista y exclusivo para celebridades, políticos y grande ejecutivos por tres grandes motivos. Por un lado, la digitalización del trabajo ha generado un mundo altamente conectado y competido. Hoy personas de cualquier parte del mundo concursan por las mismas oportunidades de trabajo o clientes que buscas tú.  

Como resultado las compañías se han visto obligadas a formar equipos diversos de profesionales con diferentes culturas, visiones del mundo y habilidades. Es necesario entender a consumidores muy diferentes y convertirse en un referente.  

Por último, el avance de las redes sociales nos permite conectar prácticamente con cualquier persona en el mundo desarrollado y establecer una relación profesional, pero al mismo tiempo se exponen nuestra personalidad, capacidad y resultados. Estamos muy expuestos: todo lo que piensas, haces y de qué manera está a la vista de todos. Si no construyes un mensaje sólido de quién eres, lo más probable es que te pierdas en la infinidad de opciones. Si no eres diferente, no existes.  

 

En un escenario así, donde abundan los profesionales y escasean las buenas oportunidades la mesa está puesta para quien se atreve de ser diferente y está dispuesto a comunicarlo. La marca personal es todo aquello que te distingue, lo que destaca tu personalidad y nadie puede copiar.   

No se trata de ser extravagante, el objetivo es exaltar tus atributos, dejar de compararte con los demás y transmitir confianza con lo que haces mejor. Una marca personal ganadora es el ingrediente secreto que necesitas para progresar. No dejes tu marca personal para mañana o para el olvido. Empieza hoy, dale una pulida, aderézala, quiérela y ayúdala para que ella te ayude a ti.  

  

5 acciones rápidas para construir una marca personal ganadora:

 

  1. Encuentra en qué eres un experto y prepárate para decírselo al mundo

La base de una marca personal ganadora es descubrir cómo puedes sobresalir del montón y generar confianza mientras agregas valor a la vida de los demás.   Tu marca personal es la manera en que la gente te identifica, ¿qué quieres que digan de ti? ¿con qué temas quieres que te asocien y consideren un referente? 

Tomáte un tiempo – no mucho-, para identificar los temas que te apasionan y en los que funcionas por arriba del promedio. No tiene por qué ser todo lo referente a tu profesión, puede ser una parte muy específica que dominas hasta el más mínimo detalle 

Una vez que lo decidas empieza a comunicarlo de manera abundante y estratégica en todos los foros que tengas. Esto no significa que no puedes ser humano. Por el contrario, la autenticidad es clave en la era digital, deja ver tu personalidad y punto de vista, tienes que destacar por ser diferente.  

Cuando utilizas la marca personal para compartir tus conocimientos puedes generar un enorme retorno de la inversión: puede ser una mejor posición en tu trabajo, un trabajo mejor remunerado o conseguir más clientes 

Muy importante, no es necesario ser emprendedor para tener una marca personal. Muchos intra-emprendedores hacen un gran trabajo construyendo su marca, de hecho, hoy es necesario. Analiza con cuidado las personas que tienes cerca y que han progresado profesionalmente, te aseguro que todos, además de sus habilidades tienen una marca personal sólida.  

 

  1. Define si eres un creador o curador de información y contenido 

Una vez que hayas decidido cómo quieres ser percibido tienes que ponerlo en acción. Decide si eres un creador o curador de información y/o contenido. Estas son las dos C’s de la creación de una marca personal, recuérdalo muy bien.  

Eres un creador si la forma de comunicarte es principalmente generando contenido original que satisfaga las necesidades de tus colegas o clientes. Esto significa que tu trabajo gira en torno a tus propias ideas, pensamientos y cosas que creas desde cero. Eres curador si la forma en que interactúas es principalmente compartiendo información, recursos y contenido que descubriste y son de utilizad para tu grupo. 

¿Cuál de estos se parece más a ti?  

Incluso podrías sentir que eres una mezcla de los dos, no está mal, pero se necesita más tiempo y estrategia.  Mi recomendación es decidirte por uno y utilizar las redes sociales, reuniones de equipo y otros foros para compartir todo aquello que consideras resuelve los problemas de tu tribu. Decide si eres un creador o un curador y compártelo con el mundo a tu manera.  

 

  1. Iguala tu imagen y mensajes en todas las plataformas digitales

Ahora que estás activamente participando en muchos espacios, asegúrate de mantener la coherencia de tu marca personal en todas las plataformas, con esto me refiero al correo electrónico, WhatsApp, Instagram y todas las redes sociales en las que tengas un perfil activo.   

Si es posible utiliza el mismo nombre de usuario, la misma fotografía y el mismo título.  Comparte el mismo contenido, o por lo menos los mismos temas pero en el formato que funciona mejor en cada espacio.  Facebook es una red social más personal que profesional, ahí tienes un espacio perfecto para dejar ver algo de tus valores personales, pero nunca llegues al extremo de compartir algo que no compartirías en una entrevista de trabajo. LinkedIn es la red social profesional por excelencia, aprovéchala para conectar con más profesionales y destacar tus puntos de vista.

 

  1. Aprende a escribir como un crack

A pesar de lo que parece, la comunicación escrita es más importante que nunca. Pasamos todo el día comunicándonos: correo electrónico, mensajes de texto, redes sociales, etc., etc., etc. Todos los canales dependen de la comunicación escrita en mayor o menor medida. Puede que no sea el aspecto más divertido de la marca personal, pero no hay forma de evitarlo. 

Como todo el mundo lo hace, hacerlo bien es una ventaja enorme. Asegúrate de escribir de manera fácil y concisa. Comienza destacado lo más importante, deja claro lo que quieres comunicar o lo que necesitas de las otras personas y revisa por lo menos dos veces todo lo que escribes.     

Ve al grano, pero si tienes que escribir mensajes largos agrega estructura con encabezados sencillos. Y lo más importante, siempre se específico, nada de ambigüedades.   

 

  1. Reinventa constantemente tu narrativa

Otra palabra de moda es la reinvención, y a menos que quieras vivir en marte con Jeff Bezos también tú tienes que ocuparte de ella. 

Todas las industrias cambian, los temas, las narrativas y las prioridades son diferentes. Por ejemplo, la palabra emprendedor y su cultura se han convertido en algo del dominio público, no quiere decir que van a desaparecer todos los empleos, pero si que la mentalidad de emprendedor empieza a ser necesaria en todos los círculos. Inclúyela en tus mensajes, aprovecha las tendencias para mostrar que estás a la vanguardia, que eres atrevido y adaptable, que entiendes el mundo y sus necesidades.  

Las personas que adoptan las tendencias antes que nadie, que reinventan su discurso constantemente pero nunca cambian su esencia siempre destacan por ser vanguardistas, Aprovéchalo para reforzar tu marca.  

 

 

¿Qué sigue después de potenciar tu marca personal?

Dejar de compararte y construir una marca personal ganadora a partir de tus habilidades puede ayudarte a mejorar profesionalmente, a conseguir un mejor empleo o crecer tu negocio.  

Recuerda que vivimos en un mundo saturado de profesionales de todos los niveles, sí, existen muchos profesionales promedio pero también muchos muy calificados. ¿Qué puedes hacer para destacar, competir y atraer mejores oportunidades?  

Fácil, ser muy profesional y sobre todo, ser verdaderamente auténtico, coherente y social. Relacionarte, compartir, enriquecer la vida de los demás y demostrar que eres diferente. Nadie necesita dos personas exactamente iguales, tu fortaleza está en tus diferencias, aprovéchalas.   

 

Comparte: