fbpx Skip to content

Cómo se ha transformado el trabajo por el uso de las redes sociales

Comparte:

Las redes sociales han transformado profundamente el ámbito laboral. De esto…¡nadie se escapa!

 

Resulta difícil creer que apenas hace diez años nuestra vida era tan diferente a lo que es ahora, especialmente la manera en que realizamos y nos relacionamos con el trabajo. Y aunque entonces ya existían algunas redes sociales, la mayoría de la población del mundo no participaba de ellas.

Hoy, con más de tres y medio billones de personas, y prácticamente todas las compañías del mundo participando activamente en al menos una red social, es imposible negar la influencia que ejercen sobre el día a día de nuestro trabajo.

Su presencia es tan determinante que es casi imposible compartir una idea, desarrollar un producto, ofrecer un servicio o informarnos sin hacer uso de las redes sociales.

 

No soy un defensor radical de las redes. Muchas de sus políticas y prácticas me hacen levantar una ceja, pero no puedo negar el enorme potencial que representa entenderlas. Considero también que las redes son un sujeto vivo, porque se encuentran en constante evolución, adaptándose a nuestras conductas o modificando nuestros hábitos.

Las redes sociales son una herramienta, y como tal, pueden utilizarse para potenciar muchos beneficios o para hacer el mayor de los daños.

 

Por motivos ajenos a nuestra voluntad, hoy nos hemos visto obligados a estrechar nuestra relación con ellas, redescubrirlas y hacerlas todavía más importantes en nuestra actividad cotidiana.

Si por algún motivo te molestaba hacer llamadas en video, compartir tu punto de vista en grupos de WhatsApp o informarte a través de Twitter, te recuerdo que ya no tienes opción, cambias o mueres profesionalmente. 

Por todo esto, te invito a verlas con la mente abierta, no son ni la solución ni el origen de nuestros problemas, en la medida en que las domines son una oportunidad para realizar tu trabajo de manera más eficiente, relacionarte con más personas y causar más impacto. Son la posibilidad de incrustarte en el modelo de trabajo que nacerá después del COVID19.

 

Las 4 maneras en que las redes sociales están cambiando nuestro trabajo

 

1.- Acceso infinito a información y personas

Nunca en la historia de la humanidad habíamos tenido a nuestra disposición tanta información, conocimiento y acceso directo a las personas que lo están generando.

Ya no es pretexto desconocer cómo se resuelve algo. No importa tu profesión o cuál es tu negocio, hoy con un teléfono inteligente tienes al alcance toda la información necesaria para resolver cualquier reto, o el acceso a los profesionales que pueden resolverlo para ti.

Las redes sociales han roto la barrera del espacio geográfico. Ya no estamos limitados a trabajar con los profesionales disponibles en nuestra localidad, el trabajo a distancia es cada día más común. Y así como tu trabajo puede ser amenazado, la competitividad de expande porque también tú puedes ofrecer tus servicios a compañías en otra parte del mundo.

Piensa en grande, sin importante dónde estén ubicadas, imagina las compañías o personas con las que te gustaría colaborar. Identifica qué puedes aportarles, diseña una estrategia para llamar su atención interactuando con ellas en sus redes sociales y sorpréndelas con tus puntos de vista.

 

2.- La necesidad de colaborar

Para nadie es un secreto que las redes sociales han acelerador el ritmo en el que vivimos. Lo que hoy es noticia mañana es historia, y en una semana seguramente se irá al olvido.

Además de que hoy nadie quiere crecer su equipo para evitar gastos, la velocidad en la que nacen y se desarrollan las tendencias en las redes sociales ha obligado a las grandes compañías a modificar su estructura y, en muchas ocasiones, recurrir a consultores externos para actuar de manera más ágil y certera.

Ninguna empresa, ni las más poderosas del mundo, puede ser buena en todo. Hoy no es difícil encontrar pequeñas firmas de diseño, consultores de marketing digital o expertos en leyes internacionales trabajando para las compañías más grandes del mundo. ¿Qué puedes hacer tú por un gran corporativo?

Una de las cualidades más importantes de los profesionales de hoy es tener un amplio conocimiento de toda su industria, pero ser verdaderamente expertos en un tema en especifico, dominarlo como nadie más y ofrecer sus servicios a grandes marcas que requieren el ojo clínico de un experto.

La colaboración es la mejor manera de desarrollar proyectos únicos y vanguardistas, es uno de los lenguajes nuevos del trabajo. Apréndelo bien, conoce a tus clientes, entiende muy bien qué necesitan y transmíteles cómo puedes ayudarlos.

 

3.- Nuevas voces y liderazgos

Hasta hace muy poco, cuando se pensaba en un líder, nos venía a la cabeza la imagen de un ejecutivo. Hoy, con la posibilidad de expresar puntos de vista a través de las redes sociales, la visión del liderazgo ha cambiado radicalmente.

No importa qué posición ocupas en la cadena productiva, todos podemos ser líderes en nuestra esfera y campos de interés. Lo importante es tener una idea clara y una visión para hacerla suceder.

Los usuarios en redes sociales reaccionan de manera inmediata a la transparencia, originalidad y, sobre todo, a las voces valientes. En redes sociales no hace falta gritar para ser escuchado, en medio de tanto ruido lo que se necesita es claridad.

Si tienes una idea y quieres compartirla, desarrolla tu mensaje y no dudes en comunicarlo. Si en tu compañía no se dan cuenta o no es valorada tu opinión, seguramente en algún otro lugar sí lo harán. La visión y liderazgo es muy valorado, tenerlo te abrirá puertas en muchas partes.

 

4.- La manera en que nos comunicamos

Seguramente has escuchado hablar de la inteligencia emocional. En realidad no es más que otra manera de llamarle al sentido común, y las redes sociales están hambrientas de ella.

Si paras un momento y analizas, te darás cuenta que no es lo mismo hacer una llamada telefónica que enviar un mensaje de texto, ni tampoco conducir una reunión en video conferencia que hacerlo de manera presencial. Los profesionales que entiendan y dominen el lenguaje de las redes sociales estarán en mucha mayor ventaja para avanzar sus ideas y proyectos.

Nadie sabe qué pueda pasar en el futuro, pero imagina que poco a poco el contacto personal para hacer negocios puede ir desapareciendo como lo conocemos, y que el uso del email puede ser sustituido por los sistemas de comunicación como WhatsApp. Estoy seguro que si eso sucede, no quieres convertirte en un analfabeta. Entender las redes sociales lo antes posible te hará un profesional mucho más capaz y valioso.

 

 

Photo by Saulo Mohana on Unsplash

 

Conclusión

Las redes sociales se han convertido en un elemento fundamental de los negocios y el trabajo. Los hechos recientes acelerarán su desarrollo e influencia en todos los aspectos del mundo laboral. Entender su lenguaje y posibilidades es una necesidad imperante de los profesionales que quieran colocarse en una mejor posición a partir de hoy.

Todas las redes sociales tienen dos elementos que conviven de manera paradójica: son al mismo tiempo tan personales como masivas. Considera que todo lo que hagas en ellas es un reflejo de tu persona, y está expuesto al escrutinio de todo el mundo.

Cuando ves tus perfiles en Facebook, Twitter, Instagram, etc, ¿qué ves?, ¿te sientes orgulloso?, ¿ves a la persona que realmente eres?, ¿ves alguien con quien te gustaría trabajar y convivir?, ¿alguien a quien puedes recomendar?. Si no es así, es momento de empezar a corregirlo, es momento de actuar.

 

Y para ti que llegaste hasta el final de esta nota, quiero compartir contigo otra manera en la que las redes sociales están cambiando nuestro trabajo: es la forma de buscar, descubrir y relacionarnos con la información.

Prácticamente  todo está disponible, pero si no estás entrenado para buscarlo en los lugares correctos, identificarlo y ponerlo en uso, es lo mismo que no estuviera. Haremos otro programa y blog para hablar específicamente de esto, pero por lo pronto, mencionarte que es vital aprender a cotejar información, a buscar en fuentes confiables y nunca quedarse con la primera impresión.

 

Comparte: