fbpx Skip to content

Cómo ser más productivo si el coronavirus te tiene trabajando desde casa

Comparte:

Según el país donde vivas, a estas alturas seguramente ya tienes cierto nivel de alerta con el tema del coronavirus. Si en tu oficina o negocio no te ha tocado aún la restricción de trabajar desde casa, tal vez te tocará pronto.

Te comparto algunas recomendaciones para mantener tu productividad y eficiencia lo más posible.

 

 

6 consejos para ser productivo si debes trabajar en casa temporalmente

 

1) Establece el plan de contingencia en casa

Tal vez no seas el único miembro de la familia que deba quedarse a trabajar o estudiar en casa. Como sea el caso, lo importante es concientizar a todos los habitantes de la casa que estamos bajo una situación extraordinaria y todos debemos poner de nuestra parte para hacernos los días llevaderos.

Si tienes niños, habla con ellos y hazles entender que deberán respetar tus horarios de trabajo, y que no estarás disponible para jugar con ellos o hacer actividades familiares en ciertas horas.

Te recomiendo establecer los horarios y las dinámicas de familia para estos días, dejando preparadas actividades que tus hijos puedan hacer en esos tiempos en que no cuentan contigo.

Si tienes niños muy pequeños, con tu pareja u otro miembro de la familia trata de coordinar apoyo, haciendo turnos y dividiéndose las labores de casa lo más posible.

 

2) Vístete para trabajar

No digo que te pongas traje y corbata, o si eres mujer, atuendo de oficina, pero sí es importante que te levantes a tu hora habitual o antes, te bañes, te arregles y te pongas ropa distinta a si fuera una tarde de películas en el sillón. Trabajar en pijama y pantuflas no es lo más conveniente, le mandarás a tu cerebro un mensaje de que no estás en “modo trabajo”.

Incluso si debes conectarte en videollamadas, aunque la gente sepa que estás en tu casa, es importante mandar el mensaje de que estás trabajando (y no que suspendiste la labor de jardinería sólo para tomar la llamada).

 

3) Asigna un espacio fijo para trabajar

En esta situación de contingencia, es necesario que asignes un espacio “fijo” para los días que estarás trabajando en casa. Si no tienes un escritorio o mesa libre que puedas destinar sólo a eso, trata de tomar un espacio en otro sitio de la casa donde puedas poner tu computadora y al menos los papeles y cosas que necesites para trabajar durante este tiempo.

Si un día trabajas en la esquina de la barra de la cocina, al día siguiente en el sillón de la sala, y al próximo en tu cama, será muy difícil mantener el nivel de productividad.

 

4) Crea el ambiente

Cuando trabajas en una oficina, el contexto y el ambiente están creado automáticamente. Todo a tu alrededor significa trabajo: el escritorio, la computadora, el teléfono, los papeles, la sala de reuniones, etc. Cuando trabajas desde casa, el medio ambiente te puede jugar en contra, porque no es un espacio que naturalmente esté creado para trabajar.

Haz lo posible para crear condiciones favorables durante las horas que estarás trabajando, esto quiere decir: evita música fuerte, televisión y otras distracciones lo más posible. Pide a los demás miembros de la familia que usen audífonos o que limiten sus actividades ruidosas durante ese tiempo.

Si tienes una persona de servicio, asígnale otras actividades para que no tenga que pasar la aspiradora o la escoba encima de ti mientras estás trabajando. Aprovecha incluso para darle a ella/él un respiro y que cambie su rutina de trabajo en casa.

 

5) Mantén tus horarios

El hecho de que estés trabajando en casa no significa que estarás disponible permanentemente. Si tienes un horario fijo, cierra la computadora cuando termine tu jornada. No caigas en la tentación de seguir respondiendo emails, tomando llamadas o preparando reportes solamente porque estás con la computadora frente a ti.

Igualmente si trabajas por tu cuenta o tienes tu empresa propia, haz ver a tus clientes o gente de tu equipo las horas que estarás disponible para temas de trabajo.

 

6) Concéntrate en lo tuyo (y no hagas tantas visitas a la cocina)

Esta es una de las principales tentaciones de trabajar en casa. Saber que el cajón de las galletas te queda a tres pasos, acordarte que en refri tienes helado, o asaltar la alacena a buscar las papas fritas.

Concéntrate en tu trabajo y trata de mantener al mínimo las levantadas a la cocina o a cualquier otra actividad dentro de la casa. No trates de hacer multitasking y poner un ciclo de la lavadora mientras estás trabajando, ponerte a ver Netflix en la hora de la comida, repasar tus redes sociales interminablemente, o pintarte las uñas mientras haces esa conferencia telefónica. Enfócate en lo que tienes que hacer en el día y corta tan pronto puedas para dedicarte a tus pendientes de la casa.

 

Photo from Pexels

 

Esperamos que las medidas de contingencia no duren demasiado, y sobre todo, que todos en tu casa y tu comunidad pasen sanos y salvos esta epidemia global. Mientras tanto, concéntrate en cuidarte mucho, tomar todas las precauciones, y seguir haciendo tu trabajo y actividades lo más posible dentro de lo normal.

 

Comparte: