¿10, 000 horas de práctica para dominar cualquier cosa y cambiar el mundo?

Comparte:
Tenían más de once años tocando juntos.

Habían grabado 6 discos, miles de conciertos en vivo para millones de fanáticos, algunos éxitos en la escena de la música alternativa y gozaban del abrumador reconocimiento de la crítica en todo el mundo, pero hasta entonces no pasaban de ser el grupo favorito de los artistas, inadaptados y rebeldes.

Peter se cansó un poco tocar la guitarra así que empezó a experimentar con la mandolina, un instrumento que nunca había tocado. Después de 10 años de tocar las mismas melodías y el mismo instrumento quería sumergirse en algo completamente nuevo, convertirse en un novato y empezar casi desde cero. Comenzó a jugar con algunas escalas y acordes, unas melodías calaron hondo. Decidió tocarlas en el ensayo para el resto del grupo. Bill y Mike saltaron de inmediato, juntos empezaron a improvisar, estaban jugando otra vez, parecían niños de nuevo. El último en sumarse fue Michael, el cantante, mientras los otros tocaban empezó a caminar en círculo por el estudio e improvisar lo primero que se le ocurría.

Oh life, it’s bigger. It’s bigger than you and you are not me“La letra salió casi volando de mi cabeza, no sabía a dónde iba, qué buscaba ni cuál sería el resultado”, declaró años después Michael. La canción, como probablemente ya adivinaste es Losing My Religión de R.E.M.

Grabada y publicada en febrero de 1991 se convirtió en un éxito masivo, vendió 18 millones de copias y ganó dos premios GRAMMY.  A partir de ese momento la historia del grupo y la música alternativa sería otra, ocuparon todos los espacios públicos y lo que antes era diferente entonces se convirtió en norma y popular.

 

El secreto de esta historia es el espacio que dejó el grupo para la improvisación, olvidar por un momento la técnica que habían depurado por años para dar espacio al juego y crear algo nuevo y diferente. Ese día, nadie planeó llegar al estudio para escribir la canción que cambiaría la historia, su único propósito era divertirse.

Tal vez has escuchado el concepto de las 10,000 horas, popularizado por Malcom Gladwell en su libro Fuera de serie, la idea propone que para sobresalir en cualquier cosa se requieren aproximadamente 10,000 horas de práctica intencionada. Practicar con mucho enfoque, obtener retroalimentación inmediata y corregir las fallas con el tiempo.

La práctica es excelente para perfeccionar habilidades mecánicas y muy específicas, así es como llegas a ser un excelente músico o contador, pero la práctica no es todo lo que se necesita para cambiar tu vida o la historia, porque la práctica tiene un problema, te resta flexibilidad, y cuando las reglas cambian, si no tienes habilidad para improvisar te quedas atorado.

Las 5 razones de la semana invitan a practicar de manera deliberada, pero nunca perder el espacio para la improvisación, ni la intención de jugar. Escribe la canción de tu vida sin la intención de crear un enorme éxito, diviértete mientras lo haces, tal vez, con un poco de suerte cambias tu historia.

 

 

1.- Mi libro para el fin de semana: El talento está sobrevalorado: Las auténticas claves del éxito personal de Geoff Colvin

Leí a Colvin por primera vez hace unos 4 o 5 años. De entrada la idea es brillante, poner mucho empeño en desarrollar habilidades para ayudar al talento natural que tienes para hacer algo.

Algunas de las historias en el libro son muy familiares a todos nosotros, son parte de la cultura popular de nuestros días. Vale la pena volverlo a leer o leerlo por primera vez, se pasa volando.

 

2.-  El video que todos los atletas tienen que ver: Nadie triunfa solo por su talento inicial, Toni Nadal, entrenador de tenis

¿Te imaginas escuchar los secretos de uno de los mejores entrenadores de todos los tiempos? Este video es esa oportunidad. Toni entrenó a su sobrino Rafa Nadal hasta 2017, juntos ganaron cualquier cantidad de trofeos. Su secreto es enfocarse en el trabajo más que en el talento. “Con los chicos que entrené solo vi un impedimento, su cabeza”.

 

3.- Una lectura indispensable: Qué es más importante, ¿el talento o el esfuerzo?

Y tú ¿por cuál te inclinas?

Hay muchas opiniones, creo que es muy difícil ponerse de acuerdo, por eso lo mejor es enfocarse en los dos.

Descubre con este artículo la opinión de los expertos, forma tu opinión y desarrolla una estrategia que te ayude a mejorar en lo que quieres.

 

i  n  t  e  r  m  e  d  i  o

 

¿Sabías que no existe disciplina creada por el ser humano que no se beneficie de la práctica?
Y que a través de la práctica, no solamente se refuerza lo aprendido, sino que se descubren nuevos conceptos, algunos de los cuales pueden resultar reveladores, imposibles de hallar a través del estudio de la teoría.
 

4.- Un audiolibro para escuchar mientras manejas: Fuera de serie (Outliers): Por qué unas personas tienen éxito y otras no de Malcolm Gladwell

Malcolm Gladwell es uno de los pensadores modernos más reconocidos e influyentes. Para mí es imposible decidir cual de sus libros me gusta más, hoy, por nuestro tema me inclino por Fuera de serie.

¿Qué diferencia a quienes hacen algo especial en la vida de quienes no lo hacen? En Fuera de serie Malcolm explora las curiosas historias de los grandes jugadores de fútbol; bucea en la peculiar infancia de Bill Gates; busca qué convirtió a los Beatles en el mejor grupo de rock y se pregunta qué distingue a los pilotos que estrellan aviones de los que no. A través de su viaje por el mundo de los “fuera de serie”, los mejores, los más brillantes y famosos, nos convence de que nuestro modo de pensar en el éxito es erróneo.

 

5.- Un juego para cambiar la rutina: Scrabble Go

¿Quién no conoce Scrabble?

Para jugar Scrabble necesitas práctica, conocimiento y sobre todo agilidad mental.

Esta versión te permite jugar solo y desarrollar tus habilidades. Esos 10 minutos de espera en la sala del dentista pueden convertirte en un gimnasio para la mente, aprovéchalo.

 

P.D.  Me gusta mucho R.E.M., y me gusta antes y después de Losing My Religion, efectivamente ese momento cambió su historia, pero lo que más me gusta es que no los cambió a ellos. Eso me hace pensar mucho en personas que conozco y que algún evento les cambia la vida, por ejemplo cambiarse de trabajo, una promoción o ganarse un premio. Su vida ya no es la misma, pero ellos no tienen por qué cambiar. De hecho creo que eso es parte de nuestro propósito eterno, alcanzar cosas transformadoras pero no cambiar en esencia. ¿Cómo has manejado tú las transformaciones en tu vida?

 

Comparte: