El mejor momento para emprender

Comparte:

Emprender no es para todos

(Versión en video)

 

Antes de preguntarte cuál es el mejor momento para emprender, lo que tienes que saber es por qué hacerlo es importante para ti.

Emprender se ha puesto de moda en los últimos años, pero esa no es una buena razón para hacerlo. Porque lejos de la imagen romántica que presentan los medios comunicación, emprender lleva de la mano una serie de retos que te van a exigir como ningún trabajo lo ha hecho.

El éxito de tu negocio no depende de la calidad de tu idea o el momento en que lo empieces, sino del compromiso que hagas contigo mismo y la resiliencia que desarrolles para conseguir lo que quieres a pesar de los obstáculos.

No existe un momento ideal que reúna las condiciones perfectas para independizarte o empezar a trabajar por tu cuenta. Si quieres esperar a que eso suceda, más vale que tengas un sillón cómodo por que vas a esperar toda la vida.

Algo de lo que podemos aprender de 2020 y 2021, es que por más planeación que realizamos, existen muchas cosas que escapan a nuestro control, sorpresas y problemas que pueden detener a cualquiera, a menos que tu compromiso sea tan auténtico e importante que encuentres la manera de sobreponerte a todo.

Emprender te va a obligar a pensar de manera creativa, a innovar y resolver problemas que nunca enfrentaste, es la oportunidad de poner en práctica la imaginación, talento y habilidades que has acumulado de manera formal e informal. El éxito de tu emprendimiento depende enteramente de ti, de tu mentalidad y capacidad para adaptarte, las condiciones del mercado y el momento influyen en la manera en que hagas las cosas, pero no determinan el resultado final.

 

No hay un mejor momento para emprender

Muchas personas consideran que el mejor momento para emprender es cuando las condiciones económicas son buenas y la gente tiene trabajo y dinero para gastar. Suena muy lógico, pero no es así de sencillo, porque esto significaría que cualquier iniciativa comercial lanzada en una época de crecimiento económico sería exitosa, y eso no es cierto. Por el contrario, existen innumerables ejemplos de emprendimientos exitosos lanzados en momentos de recesión como el que vivimos actualmente. Una época de crisis presenta muchos desafíos, pero con la mentalidad correcta estos también son oportunidades.

No existe un momento perfecto que funcione para todo el mundo que quiere emprender, pero sí hay condiciones que simplifican el proceso y ayudan a encontrar el momento de hacerlo, eso es lo que vamos a revisar ahora.

 

 

Entonces, ¿cuándo emprender?

 

1. Empieza lo antes posible

Emprender requiere de mucha energía, tiempo y compromiso. Esperar no mejora en ninguno de estos aspectos. Además, cuando emprendes todo toma más tiempo de lo planeado, empezar cuanto antes te ayuda a llegar más rápido a tus objetivos.

Si es la primera vez que emprendes vas a tener que aprender muchas cosas nuevas, cosas imposibles de saber si no haz empezado. Por todo esto, empezar tan pronto como sea posible hace más sencillo todo el proceso.

 

2. Empieza cuando te sientas a gusto con tu idea de negocio

En la cabeza tu idea parece perfecta, incluso estoy seguro de que la has valorado con familiares y amigos. Todos piensan que será un éxito. No quiero ser el villano del juego, pero tengo que decirte que lo más probable es que tu idea tenga que modificarse en el camino. Pero eso es imposible saberlo antes de empezar.

Escucha tu instinto y modifica lo que sea necesario en el camino, determina el punto al que quieres llegar y adapta lo que sea necesario para conseguirlo. El proceso es parte importante del emprendimiento, pero el objetivo final es tu misión, diviértete en el proceso mientras pruebas, aprendes, adaptas y avanzas.

 

3. Empieza cuando te este yendo muy bien en el trabajo

 Si tienes un trabajo, el mejor momento para emprender es cuando estás pasando tu mejor momento en él. Parece una contradicción, pero vas a ver que hace todo el sentido. Emprender requiere de mucha energía, motivación y recursos. Un buen momento en el trabajo permite ahorrar para los momentos difíciles, acceso a contactos que pueden convertirse en clientes o colaboradores y la motivación necesaria para empujar tu empresa.

Curiosamente, la mayoría de las personas emprenden cuando no tienen trabajo y emprender se ha convertido en el último recurso, esto también es posible, pero el camino se hace más complicado.

El músculo profesional que representa pasar un buen momento en el trabajo es de mucha ayuda cuando te enfrentes a los retos del mundo independiente.

 

 

Conclusión:

El momento ideal para emprender depende exclusivamente de ti, de tu mentalidad y el compromiso que hagas para sacar adelante tu idea o negocio.

Las condiciones del mercado únicamente influyen en las estrategias que apliques para conseguir lo que buscas, pero nunca son responsables del éxito o fracaso de una idea.

Comparte: