fbpx Skip to content

El poder del pensamiento positivo, 8 consejos para fomentarlo

Comparte:

Para nadie es un secreto que estamos viviendo tiempos muy turbulentos e inseguros. Las mayoría de las noticias que circulan en los medios de comunicación y redes sociales no son precisamente muy prometedoras. Es normal que el estrés y la incertidumbre aparezcan a menudo en nuestros pensamientos y conversaciones. Y es muy normal también que más personas se sientan inseguras o que decidan bloquearse a la realidad que nos ha tocado vivir.

A nadie debe sorprender esto. Nuestro cerebro está programado para la sobrevivencia, ese instinto nos aleja del peligro en cuanto lo advierte. Esta es una de las razones por las que el ser humano no desapareció de la tierra a pesar de enfrentar grandes peligros. Pero, curiosamente, también es cierto que para alcanzar el nivel de bienestar que hemos conseguido, se ha tenido que desarrollar una visión positiva de la vida, e impulsar una actitud de superación y confianza antes retos que se nos han presentado.

 

El reto más grande del pensamiento positivo es que no es una condición natural de todos los humanos. Por suerte, la ciencia ha demostrado sus beneficios y algunas prácticas para que todo el mundo pueda adoptarlo, aun en los momentos más complicados.

 

Desde mi punto de vista, una de sus principales virtudes es que es altamente contagioso. La confianza de quien adquiere el pensamiento positivo le ayuda a vivir una vida más sana, más feliz y empoderada. Como resultado de esto, son personas muy seguras y generosas, se comunican muy bien, comparten sus ideas y siempre están dispuestos a colaborar. Todos estos atributos los convierten en personas más atractivas en muchos sentidos.

Hoy que vivimos en tiempos de esta pandemia, mi recomendación es contagiarnos de pensamientos positivos, adoptar una mentalidad de crecimiento y “contaminar” de ello a toda nuestra gente cercana. Esto no hará que desaparezcan los retos de la noche a la mañana, pero nos hará más audaces para imaginar soluciones.

 

 

8 consejos para fomentar el pensamiento positivo

 

1.- Empieza el día con afirmaciones positivas

El tono con el que arranques la mañana dicta el resto del día. Aun cuando te sientas un poco cursi, cuando te veas por primera vez en el espejo por las mañanas, piensa que vas a tener un gran día, que te vas a ver mejor que nunca y que vas a sorprender a todo el mundo con tus ideas, acciones o pensamientos.

Si tú no fijas la dirección de tus días, nadie más lo hará por ti.

 

2.- Celebra las cosas buenas sin importar que sean pequeñas

No hay días perfectos. Si tienes un día sin problemas es porque no estás haciendo cosas arriesgadas que valen la pena. Los obstáculos son parte de la vida, pero si te instalas en ellos nunca vas a avanzar. Es mejor enfocarse en las cosas buenas, incluso cuando son pequeñas o cuando nacen de un tropiezo.

¿Estás atrapado en casa y se canceló tu viaje? No te acongojes, celebra esta oportunidad de conocer más sobre el destino al que viajabas. Te aseguro, cuando finalmente puedas hacerlo lo vas a disfrutar mucho más.

 

3.- Transforma malas situaciones en anécdotas cómicas

El sentido del humor es el único sentido que requiere de la inteligencia. Date permiso de buscar una veta cómica aun en los momentos o situaciones más críticas. Ríete de ti y con los demás, pero nunca de ellos.

Las mejores anécdotas se originan casi siempre en situaciones de estrés. Intenta darles la vuelta, aprende a encontrar la parte humana y curiosa de todos los momentos.

 

4.- Haz de los tropiezos lecciones

Nadie es perfecto, todo el mundo se equivoca. Las personas positivas se enfocan en aprender rápidamente de los errores y evitarlos en el futuro. No te detengas para lamentarte que te has equivocado, festeja que has descubierto una manera cómo no se tiene que resolver ese problema, y empieza a buscar la solución de otra forma.

 

5.- Explora varias alternativas para resolver cualquier cosa

Las personas positivas entienden que las opciones B y C son tan válidas como la opción A.

Si las cosas no salen como se habían planeado y tienen que cambiar de dirección, no te preocupes. Lo importante es alcanzar tu objetivo como sea. Cuando lo consigas, también habrás comprobado tu capacidad de reacción, tu creatividad y tu enfoque en concretar resultados.

 

6.- Enfócate en el presente

La principal fuente de inseguridad es la memoria del pasado, o una exageración del futuro que casi nunca se cumple.

Enfócate en el presente, en lo que estás haciendo actualmente, y hazlo bien. Concretar acciones de manera admirable eleva tu visión positiva de tu trabajo y el futuro.

 

7.- Rodéate de amigos, mentores y colaboradores que piensen de manera positiva

Desafortunadamente el pesimismo es tan contagioso como el pensamiento positivo. Aléjate de él a toda costa y rodéate de gente exitosa que hable el mismo lenguaje. Crear un ecosistema de oportunidades y optimismo es muy importante para identificar oportunidades de crecimiento.

Si en el trabajo tu equipo inmediato no comparte esta visión, trabaja con un mentor fuera de la oficina para colocarte en el camino correcto.

De la misma manera que asimilas la mentalidad de crecimiento de alguien más, compártela con las personas que tienes cerca para crear un círculo virtuoso que te blinde de la negatividad que se vive en gran parte del mundo.

 

8.- Asegúrate de causar siempre una extraordinaria primera impresión

Si de verdad pensar de manera positiva es una prioridad para ti, siempre causarás una buena impresión. No quiere decir que le vas a gustar a todo el mundo, sino que debes prepararte para cualquier encuentro, reunión o entrevista de trabajo como pocos lo hacen. Ese impacto no tiene precio, nadie quiere dejar pasar la oportunidad de trabajar con alguien positivo, capaz y dispuesto a resolver cualquier problema.

 

Photo by Candice Picard on Unsplash

 

Conclusión

Nada ni nadie puede ratificar que tu trabajo o negocio será lo mismo cuando termine la cuarentena o en los próximos meses, pero también podemos decir que es una decisión completamente tuya cómo enfrentar el futuro. Puedes bloquearte y ver el vaso medio vacío, o puedes crecerte y ver que el panorama puede estar lleno de oportunidades nuevas.

Nadie debería pensar que será fácil, pero concebir los cambios que se avecinan como una aventura y confiar que tus acciones, experiencia y capacidades te van a ayudar a alcanzar las metas que fijes.

 

Como siempre, para ti que llegaste al final de la nota, tengo un consejo más. Parece muy simple, pero yo lo hago todo el tiempo y me ayuda muchísimo:

 

Cuando hables contigo mismo, piensa siempre de manera positiva.

 

Todos hablamos con nosotros mismos, esa vocecita interna que se mete en todo. No la dejes invadirte de malos pensamientos, toma su control, destaca lo que haces bien y, si algo no te sale, piensa que no lo dominas todavía, pero con práctica lo vas a lograr.

 

Comparte: