¿Por qué no te vuelves a enamorar…? de aprender todo otra vez

Comparte:
Lo que hemos vivido es apenas el inicio del cambio, lo más atractivo del viaje está por comenzar.

Todavía no se cumplen dos años de que la Organización Mundial de la Salud decretó la pandemia del Covid-19, pero en algunos terrenos la sensación es muy diferente. En situaciones como el trabajo, donde el home office, las video conferencias y la oficina en la nube llegaron a ser lo normal, podríamos pensar que han pasado muchos años más.

El cambio, como idea principal acaparó las discusiones, la revolución digital, el futuro del trabajo y la reinvención profesional se convirtieron en el tema de muchas conversaciones. “Me estoy reinventando”, decían miles de trabajadores que con urgencia contrataban una mejor conexión a internet o conseguían una silla ergonómica para trabajar desde casa.

La necesidad de adaptarse a la oficina híbrida, la descentralización de los equipos y el modelo mixto apresuraron la adopción de un paradigma nuevo. Tenemos que agradecer al instinto de supervivencia y celebrar hasta dónde se ha llegado, pero no debemos olvidar que estamos hechos de hábitos, y que si nos relajamos, en un plumazo volvemos a la apatía de antes.

Es ingenuo pensar que en 24 meses se puede cambiar la mentalidad de todo el mundo. Me da pena decirlo, pero no falta mucho para volver a ver los centros comerciales llenos otra vez, como quien grita: ¡aquí no ha cambiado nada! 

Lo que hemos vivido es apenas el comienzo de un largo proceso de transformación en todos los terrenos. Si ya te acostumbraste a “la nueva normalidad”, es mejor que te vayas desacostumbrando, porque a partir de ahora la normalidad es vivir cambiando.

Si quieres disfrutar este proceso, pasarlo bien, utilizar todas tus capacidades y vivir de manera plena, déjate seducir por la la idea del cambio constante y enamórate una vez más de descubrir detalles nuevos para aprender como cuando eras niño otra vez.

Las 5 razones de la semana recomiendan hacer del aprendizaje una aventura y divertirse como en un juego, aprender y disfrutar poniendo en práctica estas ideas.

 

 

1.- Abraza los formatos digitales

Ahora sí no hay forma de escapar la digitalidad. Los tiempos están cambiando, y estamos aquí de testigos viendo como las cosas se mueven: de rentar películas físicas a contratar servicios de streaming, de leer libros en bibliotecas a cargar más de 10 copias en un Kindle o eReader. No significa que tengas que abandonar lo que te gusta y lo que disfrutas: los libros no se van a ir a ningún lado y las películas seguirán teniendo copias físicas para los que las quieran tener así.

Lo que sí significa es que ahora, más que nunca, tienes muchas más herramientas a tu disposición. Hora de abrazar los formatos digitales y empezar a explorar lo inexplorado, no sabes todo lo que puedes hacer con ellas hasta que las pruebes todas.

 

2.- Aprende cosas que puedas aplicar de manera inmediata 

Todos tenemos estilos para aprender, y todos tenemos un ritmo diferente. Puede ser que empieces a aprender de programación con un amigo y ese amigo empiece a entenderle mucho antes que tú. Eso, realmente, no es un problema relevante para tu aprendizaje.

Lo que te recomiendo hacer, en lo que te debes enfocar, es en aplicar de inmediato lo que estás aprendiendo. Acelera tu conocimiento porque empiezas a entender el tema de manera integral y lo mejor de todo, te empiezas a equivocar y así, buscas maneras de solucionar. Y de paso, ves qué tanto te gusta el tema y cuáles son los aspectos que disfrutas más. 

 

3.- Cambia de espacios, sal a la calle y estudia en el camino

Es muy bonito tener y encontrar ese punto de equilibrio en tu rutina diaria, en donde te sientes cómodo pero también sigues teniendo ideas nuevas. ¿Cómo lo encuentras?

Saliéndote un ratito de lo familiar, descontextualizando, yendo a lugares a los que no has ido o no has visitado en mucho tiempo. No hay nada como cambiar de aires para que una idea brote. Y mucho mejor si sigues aprendiendo mientras te sales de lo que conoces, vas a absorber todo de mucho mejor manera.

 

4.- Enfócate y planifica tus tiempos

Puedes lograr mucho más de lo que piensas si lo estructuras bien. Puedes aprender un idioma nuevo y en un año tener una conversación fluida con alguien que hable ese idioma. Puedes aprender marketing digital, a crear comunidades, a escalar o a cocinar. Lo importante es, claro, tener una estructura, tener paciencia y empezar.

No olvides contarme qué tal te está yendo en tu proceso y cómo estás gestionando tus tiempos.  

 

5.- Establece metas y recompensas

Tienes tu objetivo: aprender un idioma nuevo, aprender de marketing digital o aprender a cocinar. Ahora, haz una estructura que te lleve hacia eso y por favor, no dejes de incluir pequeñas metas en donde celebras que estás en camino a lograr lo que quieres.

Es un buen antídoto contra las invariables frustraciones que trae aprender algo nuevo. Quedarte en el camino, revisar tu proceso y celebrar que lo estás haciendo es clave para aprender cosas nuevas todo el tiempo.

 

Comparte: