fbpx Skip to content

Los 5 súper poderes para tener el mejor año de tu vida

Comparte:

Independientemente de cómo haya sido el año pasado, ¿a quién no le gustaría tener un año mejor en este 2020? Incluso pensar en tener el mejor año de tu vida. A menos de que seas alguien completamente pesimista o con la autoestima por los suelos, imagino que tú también anhelas crecer constantemente, conseguir más cosas, colaborar con más y mejores profesionales, verte y sentirte mejor. ¿Qué estas haciendo para que esto suceda?

Para triunfar y mejorar año con año no es suficiente pensarlo. Por supuesto que mentalizarse de manera positiva contribuye a ver y aprovechar más oportunidades, pero no es suficiente (por lo menos hasta ahora no conozco a nadie que haya mejorado significativamente nada más por imaginarlo).

 

Progresar requiere de una serie de hábitos y habilidades que pocas personas desarrollan, más por desidia que por capacidad; pero que cuando las adquieres, te convierten una persona diferente, mucho más atrevido, inquieto, eficiente y capaz, en pocas palabras, te conviertes en un súper profesional.

 

Tienes que ser consciente de que el mundo cambia. Para funcionar hoy correctamente en nuestra sociedad, hay competencias indispensables, como saber trabajar a distancia, ser automotivado, entender de redes sociales, o manejar ciertas aplicaciones y programas de cómputo. Son destrezas que hace años no aparecían en nuestro radar y que sinceramente no sé si en algunos años sean irremplazables.

Por el contrario, los súper poderes de los que vamos a hablar a continuación son atemporales, no tienen fecha de caducidad, siempre han estado presentes y han contribuido de manera definitiva al éxito de los profesionales más prósperos. Son este grupo de prácticas lo que garantiza un crecimiento constante.

 

 

Los 5 súper poderes que necesitas para tener el mejor año de tu vida

 

1.- Afinar tu cuerpo y mente constantemente

Vamos a ser muy sinceros. Nadie puede apreciar nada externo si primero no esté bien internamente en todos sentidos. Si no te respetas y valoras como persona ¿cómo puedes valorar cosas ajenas a ti?

El primer súper poder que tienes que tener, y del cual crecen todos los demás, es el amor que debes tenerte a ti mismo. Suena un poco egoísta, no lo voy a negar ni lo voy a ignorar, pero tiene que ser así.

Si no consideras como la primera prioridad tu estado físico, mental, emocional y espiritual, nada más tiene sentido ni podrá tener sustento.

Mente sana en cuerpo sano. Considera el ejercicio físico y mental una prioridad. Realiza ejercicio físico regularmente, por lo menos 5 veces a la semana. Aliméntate sanamente y desarrolla rutinas de lectura, investigación, debate y análisis que te ayuden a aprender cosas nuevas todo el tiempo.

Piensa que nunca somos perfectos. Vivimos en estado beta, siempre tenemos espacio para mejorar en todas las aéreas. Como cualquier ser vivo, en el momento que dejamos de crecer empezamos a marchitarnos.  Así que busca qué te motiva, inspira y hace feliz. Tu pasión puede ser tu trabajo o alguna otra cosa, lo que te mantenga en equilibrio físico y mental, además de proveer de un buen estilo de vida.

Si vives haciendo lo que más te gusta, estarás llenos de energía y activo buscando retos nuevos todo el tiempo. Una vida sana y plena es el mejor atajo al éxito personal y profesional.

 

2.- La capacidad para enfocar

Nunca antes en la historia de la humanidad habían existido tantas opciones en todos los terrenos. Medios para informarnos o entretenernos, herramientas para crear y manejar un negocio; instituciones o plataformas educativas, y así hasta el infinito. Tener tantas opciones para seleccionar cualquier cosa conduce a la parálisis. En nuestro mundo lo único que realmente escasea es la visión, el análisis y la estrategia.

Hoy en día el éxito se consigue sumando muchas pequeñas acciones bien realizadas. Esto depende exclusivamente de la capacidad identificar el tiempo y lugar en el que tenemos que invertir nuestra energía.

Cualquier profesional que logre diferenciar lo importante de lo urgente, las oportunidades más fructíferas aún cuando parezca arriesgadas, y aprender a manejar su tiempo como el recurso más importante, tendrá el éxito garantizado hoy y siempre.

 

3.- El talento para comunicarse

Puedes tener el mejor producto o servicio, puedes ser el profesional más capacitado, pero si no tienes el talento para comunicar y transmitir tus ideas, estás muerto profesionalmente.

La habilidad para expresarse con claridad y persuadir a una persona o un equipo gigante es una de las herramientas más importantes que un profesional puede desarrollar.

Las personas que se comunican de manera efectiva son más seguros de ellos mismos, se sienten cómodos en cualquier ambiente o situación y transmiten confianza. En consecuencia, resultan más atractivos para pasar tiempo y trabajar con ellos.

Escribir y hablar bien son las dos principales áreas de oportunidad, pero no las únicas. Cuida también tu imagen y tu lenguaje corporal, preocúpate porque la impresión que dejes tenga que ver más con tus ideas que con tu apariencia. Aprende a escuchar más de lo que hablas. Esto te ayudará a entender mejor con quién te estás comunicando, qué es importante para ellos, cómo te tienes que dirigir a ellos y qué esperan de ti.

 

4.- Dominar tus finanzas y las de tu industria

Las matemáticas no son únicamente sumas y restas, en realidad, nos han hecho pensar que son una ciencia complicada y exclusiva de los “cerebritos”. La verdad, es que las matemáticas y las finanzas son el orden del mundo.

Un profesional bien informado de su situación financiera, la de su compañía e industria, y de las tendencias del mundo toma mejores decisiones. Tener la capacidad de identificar riesgos y oportunidades financieras no tiene precio.

Todos hemos escuchado historias de grandes fortunas amasadas en épocas de crisis, precisamente por identificar oportunidades de manera inmediata. Empieza por tus ingresos y egresos, mantén esta información siempre al día y en orden. Aprende a vivir con menos de lo que ingresas, y empieza a hacer inversiones que paguen en el largo plazo.

 

5.- Ser la principal conexión de personas y oportunidades

El éxito nunca se consigue solo. Como decimos los mexicanos: conviértete en el ajonjolí de todos los moles.

En una época dominada por las ideas y la innovación, tejer una red de contactos amplia y en muchas industrias es un capital inmejorable.

Ser generoso es un buen negocio en términos profesionales. Cuando consideras que dos personas tienen que conocerse porque podrían colaborar, o cuando veas una oportunidad que no es para ti sino para alguien más, no dudes en referirlos, en conectarlos. No importa si de manera inmediata no tienes un beneficio directo, te aseguro que eso llegará con el tiempo y generalmente con muchos más dividendos.

Un profesional que tienen una red de contactos confiable y siempre está dispuesto a colaborar, aún cuando el principal beneficio sea de alguien más, es un ejecutivo valioso en cualquier industria.

 

Image by Devanath from Pixabay

 

Conclusión

Desarrollar las habilidades y rutinas que te mantengan constantemente en crecimiento es una responsabilidad completamente tuya. Por eso mismo todos podemos hacerlo, es cuestión de voluntad y disciplina. Es la mejor estrategia para diferenciarte del resto de personas y profesionales, y el mejor entrenamiento para transformarte en un súper individuo (y  por ende, en un profesional extraordinario).

Identifica qué acciones, habilidades y rutinas puedes adoptar, y empieza a trabajar en ellas para sumarlas a tu estilo de vida y desarrollarlas hasta convertirlas en un súper poder.      

No existe una formula que funcione para todos, es una combinación personalizada lo que necesita cada quien. Mientras que alguien puede basar su crecimiento en el estudio, otros lo hacen en el cuidado personal, o en otras habilidades. Algunos profesionales fincan su desarrollo en la capacitación, pero hay quienes lo hacen a partir de una red contactos muy amplia.

 

Dos consejos adicionales, fáciles de aplicar pero con una repercusión enorme:

  1. Sé responsable. Todo lo que hagas en el trabajo es 100% responsabilidad tuya. No culpes a nadie de nada, si es necesario, corre la milla extra para que todo el trabajo que lleve tu nombre sea excelente y te haga sentir orgulloso.
  2. Sé flexible. Adaptarse a cualquier situación te abrirá puertas y oportunidades. Esto no quiere decir que traiciones tus valores, pero si es necesario moverse un poquito a la izquierda para que las cosas pasen, no dudes en hacerlo.

 

 

Otras notas relacionadas sobre estos temas:

Desarrollo profesional

Productividad

 

Comparte: