fbpx Skip to content

Por qué profesionales talentosos no siempre son los más exitosos

Comparte:

¿Quién no se ha sentido decepcionado por el desempeño de un atleta, actor, músico o profesional en cualquier terreno? Personas que, basado en su talento, han elevado nuestras expectativas sobre ellos, y cuando vemos ciertos resultados no podemos más que sentirnos traicionados, tristes y con una sensación incómoda de saber que se pudo hacer mucho más, pero que sencillamente no quisieron. Sentirse defraudado es algo triste, pero pasa tanto que se ha convertido en algo habitual en el terreno profesional.

 

Personalmente, me ha pasado con compañeros de la Universidad o colegas en el trabajo. Profesionales a los que conocí o con los que colaboré y de los que esperaba mucho por el trabajo que originalmente los ví hacer, pero que una serie de malas decisiones los ha condenado a vivir en la medianía, a pesar de tener capacidad de sobra como para continuar creciendo, sorprendiendo e innovando.

No voy a mentir, es una sensación rara, tanto que quise analizarlo detenidamente. Hoy puedo concluir que estas son:

 

Las razones por las que profesionales talentosos no siempre son los más exitosos

 

1.- No tienen la mentalidad correcta

Si eres de los que piensa que el talento es la única herramienta que necesitas para triunfar, es por que estás viviendo en tu zona de confort. Te aseguro que vas a necesitar mucho más que eso para salir de ahí.

Nadie puede negar que el talento es un instrumento para triunfar en cualquier terreno en la vida, pero de nada te sirve si no tienes la mentalidad correcta.  No es el talento quien te ayuda a levantarte de una mala experiencia, o a identificar oportunidades donde otros ven problemas.

Tener una mentalidad triunfadora el mejor estímulo para encontrar soluciones nuevas, resolver acertijos, aprender cosas nuevas todo el tiempo y seguir creciendo.

Por todo esto, cuando decimos que hace más el que quiere que el que puede, en realidad estamos diciendo que llega más lejos quien piensa de manera positiva y abundante, que quien tiene más habilidades pero no las usa al máximo.

 

2.- No tienen una idea clara de lo que es el éxito

Una de las razones más comunes por las que lo profesionales talentosos no alcanzan el éxito, es sencillamente por que no saben lo que es el éxito para ellos. Su talento los puede ayudar a conseguir logros de manera inmediata, pero tarde o temprano entenderán que eso no es ser exitoso.

Aquel que no sabe exactamente qué quiere en la vida, está destinado a caminar en círculos y perderse en el olvido.

Toma el tiempo necesario y define qué quieres en la vida, qué te hace feliz, qué te inspira y motiva, en qué actividades creces más y ayudas a más personas.

Sobre todo, olvida para siempre la imagen del éxito que venden los medios de comunicación, es una trampa que te invita a perseguir un sueño falso e imposible de alcanzar, porque ahí, sencillamente nada es suficiente y todo está constantemente cambiando.

 

3.- No tienen un buen círculo de influencia cerca de ellos

Jim Rohn lo dijo hace mucho tiempo y continúa vigente: “Eres el promedio de las 5 personas con las que pasas más tiempo”.

Por un lado, el éxito nunca se consigue solo, es la suma de esfuerzos y habilidades de un equipo. Por el otro, tú eres responsable absoluto de diseñar un ecosistema propicio para crecer a tu alrededor.

El lugar donde vives y trabajas, las actividades extraescolares o fuera del trabajo y las amistades con las que pasas más tiempo pueden y tienen que ser un impulso para tu desarrollo profesional. De nada sirve pasar tiempo con personas con una visión negativa de la vida que aprueban todo lo que haces sin ningún tipo de critica constructiva.

Rodéate de personas con puntos de vista diferentes al tuyo, pero con los que compartes valores. Busca relacionarte con personas más exitosas que te obliguen de manera sana a buscar más y mejores objetivos.

Crea una red de contactos valiosa. Ábrete, sé transparente y empieza por compartir lo que tienes antes de empezar a pedir. Ser generoso con otros tiene un efecto boomerang impresionante, es la mejor manera de construir un sistema de apoyo que te ayude a buscar más.

 

4.- No han identificado cuál es su verdadera misión

¿Cuántas veces no hemos visto personas talentosas que sencillamente saltan de proyecto en proyecto sin consolidar una sola idea?

Enfocarte en una misión grande es la guía que te permite utilizar toda tu energía en las actividades más productivas para ti.

Puede ser algo tan ambicioso como eliminar la pobreza o entregar un par de zapatos a todos los niños del mundo. Es cierto, suena descabellado, pero estoy seguro que tus actividades de todos los días pueden contribuir en esa dirección.

Contagia tu pasión o causa con las personas cercanas a ti y procura convertirte en un factor de cambio. Te aseguro, cuando ves resultados, incluso minúsculos no puedes parar.

 

 

Para concluir, podemos decir que ser talentoso es una ventaja, pero no garantiza el éxito. Es la suma de habilidades, mentalidad, enfoque y pasión la formula perfecta que convierte a cualquier profesional en una fuerza imparable.

Como de costumbre, antes de despedirme, tengo un consejo más para ti. Pocas personas hablan de ello, pero hace la diferencia absoluta, es otra razón por la que profesionales talentosos no son los siempre los más exitosos.

Enfócate y comprométete con una prioridad

Ser talentoso no siempre viene acompañado de la capacidad de enfocarse, distinguir lo urgente de lo importante y trabajar en las cosas que hacen la diferencia. Enfócate, identifica que es prioridad y trabaja en ello hasta conseguirlo.

 

Comparte: