Mejora tu empleabilidad sin salir de casa

Comparte:

Muchas personas siguen pensando que encontrar un buen trabajo y mantenerlo es el resultado de combinar el talento y la experiencia…

 

(Versión en video)

 

…que lo que tienen que hacer es prepararse en algo que les gusta, trabajar mucho para acumular experiencia y esperar que con el tiempo llegue una buena oportunidad. Es cierto que este modelo funcionó por mucho tiempo, pero la situación ha cambiado tanto que hoy la mejor estrategia para tener un buen trabajo es elevar tu nivel de empleabilidad. Es decir, actualizar constantemente tus habilidades técnicas y sociales para alinearlas con las necesidades del mercado.

Hoy, si quieres encontrar un mejor empleo o mantener el que ya tienes, tu trabajo es ser muy atractivo para las compañías, y convertirte en el colaborador que todos quieren tener.

 

 

¿Cómo te puedes hacer atractivo para las compañías y tener un trabajo seguro?

Lo primero es señalar que el mito del trabajo seguro es eso, solamente un mito, nada que no dependa de ti está garantizado al ciento por ciento. Las compañías tienen la obligación de responder a las demandas del mercado, cambiar de dirección y hacer los ajustes que sean necesarios para mantenerse vigentes y rentables, esto por supuesto incluye modificar sus equipos, despedir, contratar o mantener a los empleados que les garanticen esos resultados. Las compañías no quieren ni pueden tener profesionales altamente calificados en cosas que el mercado no necesita. Si eres muy bueno en algo, pero el mercado no necesita eso, pues tu nivel de empleabilidad es muy bajo.

Por eso, lo más importante para elevar tu nivel de empleabilidad y ser un profesional atractivo es asumir una actitud proactiva, pensar como emprendedor, ver tu carrera como tu negocio y generar constantemente oportunidades a partir de mejorar y actualizar tus habilidades.

No esperes a estar desempleado para buscar un mejor empleo, revisa constantemente tu situación respecto a lo que está haciendo la competencia, identifica qué hacen ellos que tú no sabes hacer, haz una lista de fortalezas y debilidades, trabaja para mejorar las dos. Amplía tus conexiones, crea un plan para el mediano y largo plazo, nunca dejes de estudiar, aprender y enriquecer tu perfil profesional todo el tiempo.

Parece algo muy difícil y complicado, pero la verdad no es tanto. Se resume en dos cosas: modernizar constantemente tus habilidades duras o técnicas y mejorar las habilidades blandas o sociales.

 

¿Sabes cuál es la ventaja de que pase esto hoy en día?

Que gracias al Internet, ya no necesitas salir de casa para empezar a mejorar tu nivel de empleabilidad. Eventualmente tendrás que hacerlo —salir de casa—, pero hoy, con una computadora o teléfono celular conectado al Internet estás listo.

 

 

Estas son 4 acciones para mejorar tu nivel de empleabilidad desde casa:

 

Acción 1: Invierte tiempo para investigar muy bien qué habilidades está demandando el mercado

Cómo ya establecimos, tu empleabilidad esta determinada por las habilidades que tienes, tu nivel de competencia en ellas y la relevancia que tienen en el mercado actualmente. Esta segunda parte es vital, para ser un profesional atractivo tienes que ser bueno en las cosas que el mercado necesita, de nada sirve ser muy bueno en algo, incluso excelente, ni siquiera el mejor si el mercado no lo necesita. Por esto, la primera cosa que tienes que hacer es investigar muy bien qué habilidades se están utilizando en tu industria, cómo está cambiando el trabajo, cuáles son las tendencias y entonces mejorar en las que ya tienes y aprender las que no sabes hacer. Por favor, no hagas nada antes de hacer esto, lo peor que te puede pasar es invertir tiempo, dinero y energía en algo que no tienes que aprender o mejorar.

Cada industria es diferente, pero seguramente puedes darte una idea muy precisa de lo que está pasando en tu trabajo si haces investigación en el Internet. Revisa en LinkedIn las ofertas de empleo que se están publicando y analiza qué habilidades y funciones están solicitado. Busca los planes de estudio de las universidades más importantes, todos están en línea. Investiga qué cursos y seminarios se ofrecen en todas las plataformas para estudiar en Internet, haz una lista de los temas que se repiten con más frecuencia. Busca masterminds o grupos de expertos en tu profesión, hay muchos en las redes sociales, participa en ellos.

Recuerda, antes de hacer cualquier otra cosa: para elevar tu nivel de empleabilidad sin salir de casa, haz investigación de las habilidades que demanda actualmente el mercado y dedícate a mejorar o aprender todo lo que puedas de ellas.

 

 

Acción 2: Actualiza tus habilidades técnicas

Ahora que ya sabes qué competencias se requieren para ser un profesional atractivo, el siguiente paso es aprenderlas o mejorarlas. ¿Recuerdas cuando hablamos de pensar como emprendedor?, bueno pues aquí tienes que tener mucho de eso. Es imposible mejorar tus habilidades sin hacer algún tipo de inversión, vas a tener que invertir tiempo, energía o dinero, y en una de esas, todo a la vez. Me gustaría decirte otra cosa, pero no puedo porque no hay plan B, para mejorar tendrás que hacer una inversión para capitalizarla en el futuro.

Esta es otra razón por la que la acción uno es tan importante, la investigación que hagas te dirá en qué tienes que invertir y entonces sí, poner toda la carne en el asador.

Si todavía no estás seguro dónde invertir tus recursos, no te preocupes, puedes empezar por leer todos los días sobre tu industria, el futuro del trabajo o tecnología. Eso te ayudará a despejar el panorama y tomar una mejor decisión. Además, aprender constantemente de manera directa eleva tu empleabilidad. También puedes buscar un mentor. Alguien con más experiencia que te pueda orientar, dar consejos o revisar lo que tienes pensado.

Por último, busca opciones en Internet, muchas escuelas ofrecen seminarios o cursos de manera gratuita, algunas librerías ofrecen summits, congresos o mesas redondas a las que puedes acceder a través de Internet, busca opciones para aprender, hay muchas, es cuestión de pensar de manera proactiva.

 

 

Acción 3: Mejora tus habilidades blandas

La empleabilidad no mejora únicamente cuando se incrementan las habilidades duras o técnicas: hoy que el trabajo es tan colaborativo, a distancia y basado en interacciones sociales, las habilidades blandas o sociales se han convertido en una prioridad.

Obviamente nadie quiere en su organización a un experto que no puede trabajar en equipo, comunicar correctamente sus ideas, tomar decisiones de manera lógica o auto gestionar su tiempo y responsabilidades. Las habilidades blandas son muchas, pero se resumen en lo que conocemos como inteligencia emocional. Básicamente es la capacidad de trabajar en equipo, resolver problemas, tener iniciativa, comunicarse correctamente, tener empatía, gestionar adecuadamente los recursos, el tiempo, las responsabilidades y liderar respetando diferentes culturas y costumbres.

Si puedo ser un poco cínico, te voy a decir que la inteligencia emocional es el sentido común aplicado al trabajo. Para mejorarla mi recomendación es leer algún libro sobre el tema, hay muchos, también hay muchas presentaciones TED y conferencias en YouTube, empieza por esas y mejora con el tiempo.

 

 

Acción 4: Déjate ver, gana visibilidad con las redes sociales

Por último, pero no menos importante, la empleabilidad también mejora cuando te conviertes en un referente.

¿Y cómo te conviertes en un referente? Cuando utilizas las habilidades duras y blandas que ya mejoraste para compartir tu punto de vista, agregar valor a la vida de los demás, aportar al avance de tu industria o negocio y elevar el nivel de las conversaciones.

Por esto es que las redes sociales se han convertido en una herramienta tan importante. Obviamente tienen un componente personal, no tienes por qué dejar de utilizarlas de esa manera, pero tu empleabilidad se elevará a los cielos cuando las aproveches de manera profesional, porque entonces tu nombre aparecerá en publicaciones asociadas a tu trabajo.

Recuerda, todo el mundo está en las redes, incluidos tus compañeros, jefes y colegas. Las compañías, o por lo menos las más importantes, están buscando talento constantemente, quieren atraer a los mejores. ¿Dónde crees que los buscan? obviamente en las redes sociales, particularmente en las profesionales como LinkedIn.

 

El secreto es el balance y la congruencia. Todo lo que compartes a través de Internet deja una huella digital, entre más información de calidad compartas, mejor para tu empleabilidad. Limita las publicaciones personales, que sean un pequeño toque para dejar ver algo de ti, pero nada más. Tu mayor volumen de publicaciones tiene que ser información valiosa, real, útil y relevante al trabajo. Esto permitirá que tu nombre aparezca en búsquedas de candidatos, de eso se trata la empleabilidad, de ser atractivo y fácil de encontrar. Además, un buen perfil en redes sociales te abre las puertas a mejores relaciones profesionales. Puedes hacer networking con colegas que más adelante te pueden recomendar o contratar.

Las redes sociales no son todo lo que puedes hacer para dejarte ver, ser atractivo y fácil de encontrar: por supuesto que existen otras opciones, algunas más sofisticadas, complicadas pero también más efectivas. Decide qué es mejor para ti de acuerdo a tus conocimientos, posibilidades y personalidad.

 

Tienes diferentes opciones para hacerte ver:

  • Escribir un blog, no tiene que ser muy elaborado, tiene que ser profesional, bien escrito y serio, lo puedes hacer en una plataforma como Medium o sencillamente publicar artículos en LinkedIn. Esto sinceramente tiene un costo casi de cero pesos pero el rendimiento es extraordinario.
  • También puedes empezar un grupo de discusión en Facebook, si el tema es importante para tu industria funcionan muy bien.
  • Dentro de las opciones más elaboradas esta la idea de hacer un podcast o canal de YouTube, en el que compartas tus puntos de vista, tus ideas o comentar las noticias relevantes al trabajo.

 

Las opciones son tantas y tan elaboradas o sencillas como quieras, lo importante es hacerte presente, dejarte ver y que más gente conozca tu talento y capacidad.

 

Conclusión:

Vivimos un momento dorado para elevar la empleabilidad sin salir de casa. Todo lo que necesitas está al alcance de la mano, basta tener acceso al Internet y mentalidad de emprendedor.

Tienes que ver tu carrera como tu negocio e invertir en él.

Investiga qué habilidades se están necesitando, estudia para mejorarlas o aprenderlas, desarrolla tus habilidades sociales y gana visibilidad en las redes sociales. Así te vas a convertir en un referente, vas a destacar y te vas a convertir en un profesional atractivo para muchas compañías.

 

Comparte: