fbpx Skip to content

Estrategia para desarrollar una mentalidad ganadora: mis 5 tareas diarias

Comparte:

Cuando trabajas en marketing o producción, cuando eres un emprendedor o sencillamente cuando quieres ser feliz, estás obligado a desarrollar una mentalidad ganadora.

 

No siempre se da de manera natural, pero sencillamente es absurdo pensar que puedes iniciar una idea o proyecto si no tienes la convicción, de que a pesar de las dificultades que vas a tener, tarde o temprano vas a triunfar.

Por supuesto, ser optimista no es una cualidad necesaria para empezar a trabajar en ningún campo. Si no la tienes pero quieres dejar el montón y ser de los pocos que dejan huella y marcan diferencia, es mejor que la empieces a desarrollar ahora mismo.

[spp-tweet tweet=”Ver el mundo de manera positiva no es una virtud exclusiva de un puñado de profesionales, es una decisión personal.”]

 

Sí, leíste bien, dependen absolutamente de ti las ideas y reacciones que tengas frente a cualquier cosa que pase en tu camino. Todo, absolutamente todo, se puede convertir en un reto o en una oportunidad, dependiendo de qué manera lo ves y lo afrontas.

No lo niego, suena a cliché, pero me atrevo a recomendarlo porque yo lo he experimentado. He realizado o participado en proyectos que al inicio sonaban como algo descabellado e imposible de realizar, pero con la mentalidad correcta siempre se multiplicaron las posibilidades de alcanzarlo.

Ya sé, al principio parece imposible que la manera de ver las cosas y como pensamos día a día influya tanto en el éxito que podemos alcanzar, pero es cierto.

Si en este momento lo estás dudando, va a ser imposible que te convenza. Incluso es probable que dejes de leer esta nota y regreses a ver las mismas malas noticias de siempre (y así tener una excusa de por qué nunca pasa nada bueno en tu vida). Si, por el contrario, ya empiezas a creerlo, es porque ya estás cambiando. A partir de ahora tú decides hasta dónde quieres llegar.

 

 

Estrategia para desarrollar una mentalidad ganadora: mis 5 tareas diarias

 

1.- La competencia es conmigo mismo

Cuando piensas exclusivamente en tus objetivos, siempre tienes espacio para crecer y mejorar. No pierdo el tiempo analizando cuánto o qué han hecho otras personas, sus objetivos no tienen ninguna relevancia para mí.

[spp-tweet tweet=”Mientras un perdedor siempre se concentra en los triunfos de alguien más, un ganador siempre se enfoca en mejorar su trabajo anterior.”]

Los logros ajenos pueden ser una referencia o inspiración, pero no son el motivo por el cual hago las cosas. Lo que realmente me interesa es saber que soy capaz de mejorar lo que ya hice, y que con trabajo y dedicación siempre puedo hacer y conseguir más. El limite y valor de mis metas no está determinado por otros, yo soy responsable de lo que puedo y debo hacer.

Si mejorar los objetivos de alguien más es tu manera de trabajar, dos cosas son seguras: siempre vivirás un paso detrás de la vanguardia, y además estarás eternamente estresado corriendo detrás de sueños que realmente no son importantes para ti.

 

2.- La paciencia es una virtud y no una debilidad

Es imposible mencionar alguien que haya tenido éxito de la noche a la mañana o en el primer intento.
Conseguir cosas importantes requiere de sacrificio, tiempo y dedicación.

A la larga, las personas con mentalidad ganadora saben qué pueden esperar, porque de una u otra manera siempre terminan triunfando. Nunca se rinden y en el momento de los problemas son capaces de modificar un plan con el fin de alcanzar el objetivo, aún cuando sea de otra manera.

Más de una vez he tenido que empezar otra vez un proyecto porque topé con pared. Incluso he tenido que regresar a estudiar algo porque no sabía cómo hacerlo, o porque los conocimientos que tenía no eran suficientes.

[spp-tweet tweet=”La paciencia me ayuda a pensar las cosas de manera más estratégica, aprender de los tropiezos y no abandonar una idea por un contratiempo.”]

Apple no fue la primera compañía en lanzar al mercado un teléfono inteligente o una tableta, siempre han tomado el tiempo necesario para entender las necesidades de sus consumidores y desarrollar el mejor producto posible. Hoy sin duda son la compañía de tecnología más exitosa.

Todos podemos hacerlo, pero como dice la canción, no hay que llegar primero sino hay que saber llegar.

 

3.- La información es alimento

La mente es exactamente igual que un jardín: si quieres tener rosas, tienes que sembrar rosales. Lo mismo pasa con las ideas y los pensamientos. Cuando abres la puerta a ideas negativas, en menos de lo que imaginas tienes pensamientos negativos gobernando toda tu vida.

[spp-tweet tweet=”Soy muy cuidadoso con la información que consumo en cualquier plataforma, y procuro relacionarme con personas positivas, inteligentes y más exitosas que yo.”]

Escuchar historias de éxito, lecciones para superar obstáculos y proyectos nuevos me nutre de manera profesional y emocional. Ser un curador de información valiosa es una de las maneras más prácticas de desarrollar una mentalidad ganadora, es sencillo, barato y puedes empezar ahora mismo.

 

4.- Las malas situaciones son buenas lecciones y mejores anécdotas

Siempre he valorado mucho el sentido del humor, considero que se requiere inteligencia y madurez para desarrollarlo y utilizarlo a tu favor. A pesar de que en el momento ha sido difícil, he podido hacer buenas anécdotas de malas situaciones. Hoy puedo reírme incluso de la manera en que he sido despedido, cuando lo platico la gente vuelve a reírse.

[spp-tweet tweet=”Nadie tiene una trayectoria o vida personal perfecta. Si te permites tener errores, también puedes enfocarte en qué harás después para corregirlo, y definir el momento por lo que aprendiste y construiste a partir de esa experiencia.”]

Imagina la manera más absurda o divertida de cerrar un negocio o pasar tu último día en la oficina. No deseo que te pase, pero si se presenta, prefiero que lo recuerdes con una sonrisa y no que marque de manera negativa el resto de tu vida.

 

5.- Los sueños con un plan detrás se convierten en objetivos alcanzables

Me encanta pensar que la computadora o dispositivo con el que estás leyendo esta nota, el automóvil en el que te estás transportando, la red de información que nos conecta, la cura para muchas enfermedades, el viaje a la luna y una lista impresionante de cosas, empezaron como un sueño en la cabeza de alguien como yo. Gente que decidió creer en sus ideas, pensar de manera positiva y encontrar la manera de realizarlas.

[spp-tweet tweet=”Se necesita mucho valor para empezar un proyecto, y una mentalidad ganadora para hacerlo pasar. “]

Cuando tomas el tiempo de realizar un plan para convertir en realidad tu proyecto, automáticamente las dudas empiezan a desaparecer y dan espacio a las posibilidades. La mayoría de las personas fracasan porque no creen en ellos mismos y no se atreven a dar el primer paso.

Nunca dudes de tu capacidad, ninguna idea es perfecta, pero con trabajo generalmente son realizables. Diseña el mapa para conseguir lo que buscas, divide los proyectos grandes en pequeñas tareas y nutre tu mentalidad ganadora cada vez que alcances una meta intermedia.

 

Photo by Candice Picard on Unsplash

 

Conclusión:

Desarrollar una mentalidad ganadora no sólo es posible, sino necesario para tener una vida feliz.

Si no piensas que abrir un negocio, empezar en un trabajo, casarte o cualquier otra cosa va a terminar bien, entonces no lo empieces. Lo más seguro es que alguien con ideas propias y visión positiva te utilice para alcanzar sus sueños, porque eso es lo que pasa cuando decides no pensar positivamente.

 

Antes de despedirme, para ti que has llegado al final de la nota, tengo una tarea más. Es muy fácil, pero hace mucha diferencia:

Vive el momento. El pasado, bueno o malo, ya pasó y no puedes hacer nada para modificarlo. El futuro no debe preocuparte, porque estarás ocupado viviendo y construyendo una vida mejor.

 

Comparte: