fbpx Skip to content

Libros que han cambiado mi vida: Padre Rico, Padre Pobre, de Robert T. Kiyosaki

Comparte:

Reseña y las enseñanzas principales del libro:

Padre Rico, Padre Pobre: qué le enseñan los ricos a sus hijos acerca del dinero de Robert T. Kiyosaki

 

¿A quién no le gustaría llegar a ese momento en que no tienes que trabajar por dinero?, sino que trabajas para aprender, porque el dinero trabaja por ti. Esta es una de las muchas lecciones que encierra Padre Rico, Padre Pobre de Robert Kiyosaki, el libro de finanzas personales más exitoso de todos los tiempos.

 

Utilizando sus vivencias de la infancia, Robert Kiyosaki construye una historia tan entretenida como didáctica. Originario de Hawaii, Kiyosaki nació en el seno de una familia promedio de clase media. Padres educados, comprometidos con el trabajo y preocupados por la seguridad y estabilidad financiera de su familia, se dedicaron a conseguir un empleo y trabajar duro para mantenerlo.

Por diferentes circunstancias, al mismo tiempo que crecía con sus padres biológicos, Robert tuvo la oportunidad de convivir de manera muy íntima con el papá de uno de sus compañeros de la escuela, un joven emprendedor que obligado por la muerte de su padre tuvo que abandonar sus estudios y trabajar en el negocio que su padre había empezado a construir; su escuela fue el trabajo y sus profesores los empleados que su padre había contratado.

 

El acceso a los dos estilos de vida permitió que Robert observara, aprendiera y comparara las ventajas y desventajas de uno y otro. No podía creer que a pesar del paso del tiempo y las transformaciones del mundo, el modelo impartido en las escuelas y practicado por su padre biológico no modificaba su estructura principal de ir a la escuela, conseguir un trabajo, trabajar duro durante 40 años y retirarse con la promesa de una vida mejor, sobre todo porque ningún modelo puede ser exitoso en la búsqueda de la felicidad si no se adquieren conocimientos financieros.

Para Robert, ese mantra explicado y promovido como el más seguro en el camino a la felicidad puede ayudarte a salir de la pobreza, mantener una vida medianamente estable mientras pagas tus cuentas, pero te sitúa en una espiral sin fin que no contribuye a la generación de riqueza de ninguna manera.

El tiempo pasó y Robert se formó con dos padres: uno tomó todos los riesgos, hizo lo que le decían que no tenía que hacer y se terminó convirtiendo en uno de los hombres más ricos de Hawaii. El otro siguió la ruta que aprendió en la escuela, trabajo duro y tuvo buenos empleos, pero nunca aprendió educación financiera. A pesar de ser un hombre preparado, vivió una vida complicada, llena de estrés y nunca acumuló riqueza aun cuando podemos pensar que la merecía.

Robert siguió los pasos de su padre adoptivo, tomó riesgos, aprendió de la experiencia, se preocupó por entender de finanzas y mentalidad, al mismo tiempo que se negó a trabajar por un salario. El resultado: una vida plena, divertida y exitosa, incluso financieramente.

 

Antes de revisar las enseñanzas de Padre Rico, Padre Pobre, tengo que aclarar que de ninguna manera soy experto en finanzas. Esto no es una asesoría financiera, todas las situaciones son distintas y únicas. Si alguien necesita información financiera debe consultar a un experto, pero de cualquier manera, esta es una buena manera de empezar a cambiar la mentalidad.

 

Estas son las enseñanzas principales de Padre Rico, Padre Pobre de Robert T. Kiyosaki

 

1.- La gente rica no trabaja por dinero, el dinero trabaja por ellos.

Para Robert Kiyosaki, esta es la base del éxito financiero. Por eso mismo nunca se enseña en las escuelas, incluso cuando estudias administración de empresas o finanzas. Según Kiyosaki, las personas con mentalidad ganadora no trabajan esperando recibir un salario, trabajar para aprender más, mejorar sus conocimientos y habilidades para generar más riqueza.

Por el contrario, la clase media y las personas más pobres trabajan con la única mentalidad de intercambiar su tiempo y esfuerzo por un sueldo. Un círculo vicioso que te convierte en adicto a recibir un cheque seguro pero te impide generar riqueza a largo y mediano plazo. Para Robert, una profesión te puede dar un empleo y una vida, pero solamente un negocio en el que el dinero trabaja por ti te puede dar riqueza.

 

2.- La vida está regulada por dos emociones: el miedo y el deseo.

La vida de todo el mundo está gobernada por dos emociones: el miedo y el deseo. Todos tenemos algún tipo de miedo, a quedarnos sin dinero, a no poder pagar las deudas, a la opinión de los demás, etc. La diferencia es cómo manejamos este sentimiento, mientras las personas ricas y con mentalidad de crecimiento lo utilizan para crear cosas diferentes, las personas pobres se paralizan y conforman.

Buscan un empleo, reciben un sueldo y entonces se apodera de ellos el deseo. Deseo de comprar, poseer, gastar. A tal grado que si lo que se desea no se puede comprar con el sueldo que se recibe, se utiliza el crédito y endeudamiento.

 

3.- A pesar de ser necesaria para alcanzar el éxito personal y profesional, nunca recibimos educación financiera.

Todos conocemos historias de personas que ganan la lotería y en menos de lo que pensamos han perdido todo el dinero. Otro ejemplo son las celebridades del medio artístico o deportistas profesionales que ganan millones, pero de la misma manera los pierden.

El dinero sin inteligencia financiera no resuelve problemas, por el contrario, es más fácil que los favorezca. La educación financiera es fundamental para aprender a manejar tus finanzas, sin importar el nivel en que te encuentres.

 

4.- La única manera de generar riqueza es tomando riesgos.

Uno de los cambios más grandes que han hecho todas las personas exitosas es aprender a tomar riesgos, salir de la zona de confort, aprender a vivir en la incertidumbre y operar de manera ordenada a pesar de ella.

Tomar riesgos significa que algunas veces tienes que ceder un poco el control, de otra manera es imposible crecer de manera significativa. Mantener tus finanzas seguras, en una cuenta corriente, te dará estabilidad durante algún tiempo, pero no te ayudará a generar riqueza.

 

5.- Las crisis financieras se basan en el ego, la arrogancia y la ignorancia financiera.

El ego, la arrogancia y la ignorancia financiera son tres de los elementos más recurrentes cuando alguien pasa por un periodo de crisis financiera.

Pensar que ya se sabe todo, que eres suficientemente hábil para resolver tú solo todo y dejar de informarte todo el tiempo, son errores que no se pueden cometer cuando estás formando un patrimonio de manera importante.

 

6.- Invierte únicamente en bienes que incrementen su valor en lugar de perderlo con el tiempo.

Una de las diferencias más grandes entre las personas ricas y las personas pobres es la manera de invertir el dinero. Las personas ricas invierten su dinero en bienes que incrementan su valor con el paso del tiempo, mientras que las personas pobres acostumbran a gastar en objetos de deseo que pierden valor inmediatamente después de comprarlos.

Comprar el mejor teléfono celular cuando el modelo que tienes todavía sirve es un ejemplo perfecto de compras impulsivas sin estrategia a mediano plazo. No gastes en cosas que pierden valor rápidamente, invierte en bienes e instrumentos que aumenten de valor o te ayuden a generar más riqueza.

 

7.- Una profesión te puede dar una vida decente, pero solamente un negocio te puede hacer rico.

Muchas personas piensan que su profesión y negocio son la misma cosa, pero cuando se habla de finanzas son cosas completamente diferentes. La profesión es lo que haces de lunes a viernes y paga tus gastos, el negocio es lo que te ayuda a acumular bienes.

Un doctor se gana la vida dando consultas, pero es una clínica y su manejo adecuado lo que puede convertirlo en un profesional exitoso.

 

8.- La inteligencia financiera incluye aprender sobre impuestos y cómo minimizar su impacto.

Todos sabemos lo molesto que son los impuestos, y a pesar de ser necesarios todos sentimos sus efectos en nuestro ingreso. A pesar de ello, son muy pocas las personas que se molestan en aprender como disminuir de manera legal el impacto que tienen en nuestro patrimonio.

Aprender sobre impuestos y las posibilidades que se abren al entenderlo es una prioridad de las personas preocupadas en incrementar su riqueza.

 

Conclusiones

Padre Rico, Padre Pobre es una excelente guía para empezar a aprender de finanzas, pero sobre todo para modificar nuestra mentalidad hacia el dinero, nuestra relación con él y las posibilidades que brinda tener una situación financiera estable y en crecimiento.

Tengo que decir que no estoy completamente de acuerdo con todas las ideas que Robert Kiyosaki expone en el libro, sinceramente eso no es razón para no leerlo, porque creo que su valor más importante es hacernos pensar. Considerar que existen más de una manera de ver y vivir la vida, que la mentalidad y la educación son factores fundamentales para alcanzar una vida feliz, y que las finanzas, a pesar de lo que se diga, fincan su estructura en el orden emocional. De otra manera, acumular riqueza no tienen ningún sentido.

Antes de terminar, quiero repetir, que todo lo expresado aquí no debe ser considerado como asesoría financiera, si alguien necesita algo en torno a sus finanzas tiene que consultar a un experto. Lo que sí espero, es que el programa abra oportunidades, ideas y posibilidades.

 


 

¿Te interesan más reseñas de libros? Visita esta sección de nuestro blog 👈🏻

También te invitamos a descargar el folleto con los 15 libros de productividad y desarrollo profesional.

Es una recopilación de los libros recomendados por muchos de los expertos exitosos que hemos tenido como invitados en el podcast a lo largo de más de 2 años.

En este folleto gratuito vas a encontrar una breve descripción del libro, además de la liga a la entrevista original donde fue recomendado.

 

Descarga nuestro folleto

 

Comparte: