fbpx Skip to content

Planea todo para poder ser espontáneo

Comparte:

El primer error cuando se elabora un plan es pensar que el plan lo resuelve todo.

 

Puedes hacer un plan perfecto para la vida, el trabajo o el negocio. Puedes planificar cada año, cada mes, cada semana, cada día, incluso cada hora, pero de ninguna manera puedes asumir que planificar al detalle te garantiza que las cosas van a salir como las imaginaste, planificar no resuelve todo en la vida, nada más la hace más divertida.

Tradicionalmente se etiqueta como cuadrado y obsesivo del orden a quien acostumbra elaborar planes para cualquier tipo de proyecto y existe la visión que la parte más divertida de la vida viene de la mano con la libertad de hacer lo que te venga en gana a cada momento, y que son las personas más atrevidas y naturales quienes disfrutan más de las cosas buenas que hay en el mundo. Yo no lo veo así. Para mí, planificar es diversión por donde lo veas – elaborar un plan es la posibilidad de asomarse al pasado para aprender de las buenas y malas experiencias, y traer el futuro al presente para hacer un boceto de algo especial. Planificar te permite romper la línea del tiempo y divertirte en ello, es aprender que el camino al éxito no es una línea recta que va del inicio al fin de un objetivo, y qué tienes que prepararte para aprovechar al máximo las subidas y bajadas, las vueltas en u, los zig zags y las todas rectas. Planificar no garantiza el éxito de nada, pero te da herramientas para vivir al límite cada oportunidad.

 

Quien se preocupa por planear, se preocupa por conocerse a sí mismo, entender sus fortalezas, debilidades y descubrir en que áreas tiene que prepararse más. Proyectar un mapa de lo que puede pasar en el futuro te convierte en una persona más segura y en consecuencia en alguien mejor desenvuelto. La planeación anticipa los momentos clave para tener cuidado, pero sobre todo las oportunidades para improvisar, acelerar o cambiar de dirección, planificar te convierte en alguien más flexible y espontáneo.

Las 5 razones de la semana rescatan las ventajas de planear para las cosas más importantes de la vida y reconocer que dibujar lo que puede pasar en el futuro te convierte en una persona más atrevida y espontánea.

 

 

1.- Evaluar tus capacidades

Es bueno tener confianza en uno mismo pero es mejor saber de lo que eres capaz y hasta dónde puedes ampliar tus capacidades si es necesario. Planear el futuro en base a experiencias previas y proyecciones de lo que puede pasar te ayuda a evaluar si tienes suficientes recursos para asumir las responsabilidades que se van a presentar, o si es necesario hacerte de más herramientas para estar a la altura.

Es muy difícil saber el nivel exacto de tus capacidades si nunca son exigidas al máximo. La planeación es la oportunidad de hacerlo.

 

2.- Facilitar la toma de decisiones

Uno de los problemas más grandes al momento de tomar decisiones trascendentales es no contar con la información suficiente para decidir.

Cuando planeas y adviertes cosas que no tenías en el radar, puedes reunir información por adelantado, y tenerla a la mano cuando sea necesaria. Las producciones de televisión tienen una visión que funciona para todo el mundo: siempre esperan lo mejor de cualquier grabación, pero se preparan para lo peor en caso de ser necesario, ¿por qué no lo hacemos todos?

 

3.- Comunicar mejor tus ideas

Vender una historia no es tarea fácil, mucho menos comunicar un proyecto que no ha empezado.

La mejor manera de comunicar una idea es construyendo aventuras con las que todo el mundo involucrado se pueda relacionar. Una visión completa de un proyecto hará más fácil transmitir lo que quieres conseguir, la parte que corresponde a cada quién y qué esperas de cada uno de los integrantes del equipo. Tener la fotografía completa (aún cuando no sea la final) te da elementos para elaborar mejores historias y comunicarte mejor.

 

 

4.- Mejorar tu ejecución 

No hay que descubrir el hilo negro para saber que quien planea tiene como objetivo mejorar la ejecución de sus tareas, y que la preparación contribuye al desempeño de cualquier persona.

De hecho se puede decir que el nivel de planeación está directamente relacionado con el nivel del desempeño y el resultado de cualquier tarea. Enfrentar un reto con una visión de lo que pueda pasar te hace más flexible, seguro y natural.

 

5.- Identificar los mejores momentos para improvisar

Vivimos una época en la que ser diferente es uno de los valores más importantes para alcanzar el éxito. Improvisar sin planear, lejos de ofrecer ventajas, aumenta las probabilidades de fracasar.

Cuando planeas tienes mayor control de las situaciones y tienes más capacidad para decidir que momento es el oportuno para improvisar, cambiar de dirección y sacar ventaja de tu competencia.

Ya no es cuestión de saber si necesitas hacer algo diferente, lo importante es saber cuándo es el momento indicado para hacerlo.

 

  Y tú, ¿cómo planeas tu semana?
Comparte: