7 mejores ideas de “Cómo trabaja Google”, de Eric Schmidt & Jonathan Rosenberg – Libros que han cambiado mi vida

Comparte:

Resumen y enseñanzas principales del libro:

Cómo trabaja Google, de Eric Schmidt & Jonathan Rosenberg

 

Uno de los aspectos que más llama la atención del éxito de Google es la velocidad con la que se convirtió en una de las fuerzas dominantes del mundo de la tecnología. No podemos olvidar que la compañía fue fundada apenas en 1998, y que en menos de 25 años consiguió transformar completamente la manera de entender y utilizar el internet.

Google controla casi por completo las búsquedas en internet (por lo menos en el mundo occidental). Esto quiere decir que domina el mercado de la publicidad digital y de alguna manera, también moldea cómo se crea y se publica el contenido en gran parte de las plataformas digitales.

Muchas de las innovaciones impulsadas por Google han hecho del internet una herramienta de uso masivo, la tecnología ya no es exclusiva de un pequeño grupo de “nerds”. Esto me hace pensar que detrás de su éxito hay muchas enseñanzas que podemos aprender y adaptar para nuestro desarrollo profesional.

Estoy convencido que en sus experiencias hay consejos útiles para cualquier emprendedor o profesional, por ejemplo, es natural preguntarnos ¿cómo consiguieron crecer tanto y de manera tan rápida?, ¿cuáles fueron los factores decisivos para impulsar ese crecimiento y dominar un sector tan competido?, ¿qué hicieron diferente y qué medidas tomaron para mantenerse a la cabeza por muchos años más? Estas, entre muchas otras, fueron las preguntas que me llevaron a leer Cómo trabaja Google, de Eric Schmidt & Jonathan Rosenberg.

El libro fue publicado originalmente en 2014, desde entonces muchas cosas han cambiado en el mundo de la tecnología y por supuesto en Google, pero lo interesante de revisarlo ahora es que el libro describe un momento muy especial para la compañía, empieza cuando era todavía muy joven, pero empezaba a despuntar. Ese proceso en gran parte es responsable del éxito que viven hoy. Esas decisiones y estrategias fueron documentadas de manera muy minuciosa por Eric Schmidt y Jonathan Rosenberg.

 

¿En qué contexto se desarrolla el libro?

Schmidt fue nombrado CEO de la compañía en 2001, en ese momento Google ya era una start up sólida que se preparaba para crecer más. En 2002 Rosenberg se suma al equipo como Director de Producto, un año más tarde ambos son designados como los responsables de elaborar un plan para competir directamente con el gigante de la tecnología, Microsoft. Por esos días se rumoraba que Microsoft se preparaba para invertir muy fuerte en las búsquedas en internet y eliminar de una vez y para siempre a su joven competencia.

Google decidió por una estrategia poco ortodoxa. Asegurarse a toda costa de no perder su carácter fresco e innovador, buscar a los desarrolladores de software más talentosos y contratar tantos como pudieran, mantener una cultura de libertad en el trabajo y enfocarse como única prioridad en los usuarios de la plataforma.

Google ya tenía reconocimiento en la industria, pero su actitud debería permanecer como el día que empezaron, Schmidt y Rosenberg no querían perder la mentalidad de compañía independiente, y sobre todo, querían asegurarse que la compañía se mantuviera así por siempre. En Google nadie tenía oficina privada y las reuniones eran muy informales, el objetivo era fomentar la colaboración, evitar estructuras corporativas muy rígidas y establecer una relación diferente con el equipo. Más que manejar a un grupo de profesionales talentosos, su intención era crear en ecosistema en el que se pudieran desarrollar y llevar esa cultura a los productos que estaban generando.

Hoy, a 19 años de distancia, podemos decir que el resultado fue más que aceptable, fue extraordinario. Pero, ¿cómo lo hicieron?

 

👉 Estas son las 7 mejores ideas de Cómo trabaja Google, de Eric Schmidt & Jonathan Rosenberg:

 

1.- El equipo es la clave del éxito

El avance de la tecnología ha creado un mercado altamente competitivo en el que los consumidores se han vuelto cada vez más exigentes, ya que es muy fácil comparar precios y encontrar productos innovadores. Las empresas se han visto obligadas a producir mejores productos para destacar y mantenerse relevantes.

Además, la explosión tecnológica permite que los productos se desarrollen de forma muy rápida y barata. En el caso de los productos digitales el crecimiento es increíblemente rápido. Un pequeño grupo de ingenieros puede producir un producto que será utilizado por millones de personas.

Por estas razones, las empresas exitosas necesitan equipos que puedan darles una ventaja competitiva. Google denomina a estos ejecutivos creativos inteligentes. Los creativos inteligentes combinan ideas de diferentes áreas además de la experiencia empresarial y conocimientos de tecnológica. Son competitivos, curiosos y muy ambiciosos. Tan ambiciosos que pueden ignorar las órdenes de sus superiores con el afán de comprobar su teoría.

Son apasionados por su trabajo, por eso no tienen problema en pasar largas horas trabajando en la oficina. Para Google era muy importante atraer ese tipo de colaboradores y darles tanta libertad como sea posible. La creatividad siempre ha sido esencial para trabajar en Google, es una característica de los fundadores Larry Page y Sergey Brin, ellos saben que los empleados de calidad son el motor de un negocio exitoso, por lo que su contratación es una prioridad absoluta.

A diferencia de la mayoría de las compañías, en Google la decisión de una contratación no recae en una sola persona, un comité que representa diferentes puntos de vista entrevista a todos los candidatos. Un buen currículum no te va a conseguir un trabajo en Google, la compañía sabe que este proceso también tiene que ser diferente – las preguntas no son las habituales, la intención es conocer lo más posible de la personalidad para ver si el candidato encaja en el equipo. El foco está puesto en la capacidad y la motivación por desarrollar productos y servicios revolucionarios.

 

2.- Las compañías se deben a su cultura

Una buena remuneración no es suficiente para atraer a personas inteligentes y creativas, hoy es necesario crear una cultura que los atrape y anhelen formar parte de ella.

Alentar la interacción para colaborar con más personas inteligentes, garantizar libertad para no sentirse atrapado en un entorno cuadrado y confianza para tomar decisiones, son los tres pilares fundamentales de la cultura laboral establecida en Google hace más de 20 años.

Para crear una cultura corporativa es necesario establecer los valores de la compañía y hacer a todo el equipo parte de esto. En Google fue sencillo y profundo, su mantra es “No tener maldad y hacer del mundo un mejor lugar”. De esta manera todo el mundo quiere participar en los desarrollos de la compañía, finalmente se entiende que tu colaboración ayudará a mejorar el planeta.

 

3.- La innovación espontanea

Forzar la innovación rara vez funciona, porque como sabemos es muy difícil motivar a alguien con factores externos. Los creativos inteligentes inician proyectos por que lo sienten y necesitan, pero nunca por que son obligados.

Es responsabilidad de la compañía crear las condiciones naturales para que la innovación florezca en todas partes. Por ejemplo, de Eric Schmidt y Jonathan Rosenberg decidieron destinar el 10% de su presupuesto a experimentos, y permitieron a todos los empleados trabajar exactamente en lo que ellos quisieran hasta el 20% de su tiempo en la oficina.

El famoso Gmail que hoy utilizamos es resultado del 20% del tiempo de uno de sus empleados.

 

4.- La colaboración a todos niveles

Ahora sabemos que las buenas ideas nacen en entornos de mucha colaboración, y que esta se fomenta cuando todo el equipo sabe cuáles son los objetivos generales.

En Google, los informes de resultados no se presentan solamente a los directores sino a toda la compañía. La red interna de comunicación llamada Moma, mantiene informado a todo el personal de los avances en cada proyecto, así todos saben en qué están trabajando los demás y de qué manera los impacta el trabajo que ellos están haciendo. Esto hace que sea más fácil colaborar y compartir conocimientos, incluso entre diferentes departamentos.

Las reuniones generales garantizan una mayor participación, todos tienen la oportunidad de enviar preguntas por adelantado y votar por las preguntas que quiere se contesten en la reunión. Las políticas pro-apertura permiten que todo el mundo tenga la confianza de iniciar conversaciones a todo nivel y sobre cualquier tema.

 

5.- El compromiso con tu equipo

Los creativos inteligentes son por naturaleza inquietos y ambiciosos. Cuando trabajan para ti, tienes que estar muy consciente que tarde o temprano tendrán la necesidad de empezar un proyecto propio o buscar mejores oportunidades en otra parte. ¿Qué tienes que hacer para retenerlos?

Eric Schmidt y Jonathan Rosenberg llegaron a la conclusión que lo mejor que puedes hacer es darles lo que necesitan. Desafiarlos intelectualmente para que se sientan retados, estimulados y motivados a seguir creciendo a tu lado.

Es necesario tener un plan de desarrollo para los trabajadores más talentosos, y hacerlos crecer para formar parte del equipo directivo. En Google cuando alguien está destacando, es invitado a participar en las reuniones con los fundadores, de esta manera ambas partes ganan, el empleado se siente obligado a desarrollarse más y en cierto sentido a quedarse más tiempo en la compañía, y la organización por retener en sus filas por más tiempo a ejecutivos motivados y altamente calificados.

 

6.- Capacidad para cambiar

Hasta aquí todo muy bien, pero ¿cómo garantizar el éxito a largo plazo?

Lo natural sería pensar que para asegurar un crecimiento sostenido es necesario tener un plan de negocios. Schmidt consideró que para una compañía en crecimiento un plan de negocios no debería ser tan rígido coma para limitar la improvisación. El mercado está cambiando constantemente, y la compañía tiene que ser ágil para adaptarse y funcionar bien en muchos escenarios. Un plan muy estructurado no deja espacio para hacer cambios.

En Google consideraron que era mejor tener una buena colección de principios y utilizarlos acorde a cada situación.

Por eso elaboraron una guía básica con tres puntos:

  1. Todo producto nuevo tiene que basarse en un amplio conocimiento de la tecnología disponible, aumentar la funcionalidad de los productos anteriores y reducir costos.
  2. Los productos tienen que enfocarse en crecer rápidamente de manera global para evitar que la competencia los copie de inmediato.
  3. Trabajar de manera abierta y transparente para compartir la información con el mundo entero siempre que sea posible.

Todos los proyectos e ideas se evalúan en base a estos principios, si son bien evaluados entonces se sigue adelante.

 

7.- Debatir más y decidir menos

En una empresa tradicional la administración solía ser jerárquica. Esto significa que los superiores toman las decisiones sin discutir abiertamente con todo el equipo.

En Google las cosas no funcionaban así. En su cultura creativa e inteligente la toma de decisiones se hace de manera horizontal. Todo se debate abiertamente, la dirección no decide y espera que todo el mundo siga sus ordenes. Schmidt y Rosenberg entendieron que si los empleados no forman parte de la toma de decisiones difícilmente se van a comprometer con el trabajo.

Este tipo de enfoque en la toma de decisiones es efectivo porque involucra a más personas y, por lo tanto más cerebros, de esta manera te aseguras que los empleados apoyarán la decisión definitiva.

 

Conclusión:

De acuerdo a Eric Schmidt y Jonathan Rosenberg, el éxito de Google se debe básicamente a tres factores:

  1. Contratar profesionales altamente calificados y motivados
  2. Crear una cultura de apertura y participación en la que el equipo se siente valorado e inspirado a dar un poco más
  3.  Diseñar una estructura corporativa ágil y fácil de adaptar a cualquier circunstancia.

En cualquier otra industria 15 años no parece tanto tiempo, pero en la industria de la tecnología, donde todo cambia tan rápido, parece una eternidad. Mucho ha cambiado desde que Google empezó sus planes para consolidarse, hoy es una compañía muy exitosa, vanguardista y sin duda referente de la época en que vivimos. Lo interesante es que la filosofía de trabajo que implantaron hace algunos años continua vigente, funcionó antes y todo parece indicar que por algún tiempo continuará funcionando.

Valga esto como consejo para cualquier persona en cualquier nivel de su desarrollo profesional.

 


 

¿Te interesan más reseñas de libros? Te invitamos a descargar el folleto con los 13 mejores libros de desarrollo profesional y personal.

En este folleto gratuito vas a encontrar una breve descripción del libro, además de la liga a la entrevista original donde fue recomendado.

También visita la sección de reseñas de libros de nuestro blog 👈🏻

 

Descarga nuestro folleto

 

Comparte: