Esencialismo: Logra el máximo de resultados con el mínimo de esfuerzos, de Greg McKeown – Libros que han cambiado mi vida

Comparte:

Resumen y las enseñanzas principales del libro:

Esencialismo: Logra el máximo de resultados con el mínimo de esfuerzos de Greg McKeown

 

“Solo si te das permiso para dejar de intentarlo hacer todo, permiso para dejar de decirle que sí a todo el mundo puedes hacer tu mayor contribución a las cosas que realmente importan. Esta es la propuesta de valor básica del esencialismo”. Greg McKeown

El esencialismo, y específicamente la propuesta de McKeown en este libro, es una manera diferente de visualizar e implementar la productividad. Se trata de distinguir y separar lo vital de lo trivial para eliminar de nuestros días todo aquello que se puede convertir en un obstáculo para alcanzar las cosas que estamos buscando.

La decisión no siempre es fácil, muchas veces tienes que decir no a oportunidades tentadoras, dejar pasar o deshacerte de cosas con valor o parecer una persona con poca ambición, porque según McKeown cuando de alcanzar una meta se trata, el esencialismo es la mejor manera de disfrutar cada parte del proceso y no retrasar el placer para cuando llegas al destino.

McKeown no es un novato en los temas relacionados a la productividad, el desarrollo profesional o el mejor aprovechamiento del tiempo. Antes había publicado junto a Liz Wiseman, Multipliers otro libro fundamental para los interesados en mejorar de manera continua su situación profesional.

En esencialismo McKeown incorpora un ejercicio muy práctico: al final de cada capítulo hace una comparación entre las conductas y hábitos de un esencialista con las de alguien que no lo es. Es una herramienta muy útil para distinguir en qué lado de la mesa estás sentado en cada situación de la vida y qué tienes que hacer para cambiarte al otro bando.

 

El libro, además de ser ágil, conciso y fácil de leer, es una visión muy aguda de la productividad basada en mejorar la capacidad de enfoque. Es una disciplina y estilo de vida que puede ayudarte a mejorar tu situación laboral, tus finanzas, tu salud y todos los aspectos que nos importan en la vida.

En el fondo, las personas que se consideran esencialistas, no es que han renunciado a tener más, a conseguir más o crecer profesionalmente con más responsabilidades, son personas tan o más ambiciosas que quien no vive la vida con esta filosofía, la diferencia es que han logrado separarse de muchas cosas para quedarse nada más con lo mejor.

Un esencialista decide por él mismo y nunca le da ese poder a alguien más, sabe que no puede hacerlo todo y por eso escoge qué problemas afrontar. El secreto es hacer menos y pensar más, tener un criterio muy rígido para decidir en qué se involucra y contribuir más a las cosas que realmente importan. El esencialista explora todas las opciones, elimina las menos importantes y ejecuta sistemas en el que el esfuerzo y las dificultades se reducen a su mínima expresión.

Si estás atrapado por una lista interminable de cosas por hacer, pero pasan los años y tu situación no cambia mucho, te recomiendo empezar a vivir como un esencialista.

 

👉 Estas son las 8 mejores ideas de Esencialismo: Logra el máximo de resultados con el mínimo de esfuerzos de Greg McKeown:

 

1.- Evita todas las actividades no esenciales, incluso si te gusta mucho hacerlas

Vivimos un momento en el que hay tanto por hacer, que podemos pasar el día entero ocupados sin conseguir algo importante.

Identificar las prioridades puede convertirse en el primer problema si no tienes un sistema adecuado para identificar lo que es importante de lo que es pura paja.

Para ser un esencialista piensa todo el tiempo en hacer menos pero hacerlo mejor. Desecha la idea de involucrarte en todo y haz nada más aquello en lo que puedes destacar. Revisa contantemente tus planes, tus tareas y evaluado como estás avanzando en la búsqueda de tus objetivos, cuando sea necesario cambia la estrategia de inmediato.

El esencialismo no se trata de dejar una pequeña huella en muchas cosas, se trata de marcar diferencia donde es necesario, no donde quieres pasar el tiempo.

 

2.- Nunca concedas la decisión de tus prioridades a alguien más

En el mundo moderno la mayoría de personas se han acostumbrado a vivir abrumados, cansados por tantas actividades pero poco satisfechos por los resultados que consiguen. Si haces el trabajo que tienes que hacer, en lugar de hacer lo que eliges hacer corres el riesgo de caer en ese enorme grupo de personas.

No vivas la vida ni el trabajo con pasividad, siempre a la espera de lo que tienes que hacer porque alguien decide cuáles son tus prioridades. Incluso trabajando en equipo tenemos espacio para organizar nuestros días y hacer lo que elegimos hacer en el orden que mejor nos funciona.

Si renuncias a tu poder de decidir, estás otorgando a alguien más demasiada influencia sobre ti y tu bienestar.

Hacer todo o hacer lo que te indican sencillamente no es el camino al éxito.

 

3.- Vive la filosofía de menos pero mejor sin importar lo que sociedad diga

Decidir siempre tiene implicaciones, decidir contario a lo que la mayoría cree que es lo mejor todavía más. Si te pregunto que prefieres, tener acciones de IBM, Microsoft, Apple o Southwest Airlines, lo más probable es que elijas Apple, porque es la idea que tiene todo el mundo. Curiosamente, Southwest es una compañía con mejores resultados en la bolsa de valores para sus inversionistas.

Southwest adoptó el esencialismo hace tiempo y aplicó políticas muy rígidas a su operación. Ellos se concentraron únicamente en el principal problema, llevar a los pasajeros de un destino al otro, cero servicios de lujo o comodidades adicionales, sí, efectivamente pueden ser vista como una aerolínea económica, cosa que no les quita el sueño, por que eso son, pero son una aerolínea económica con extraordinarios resultados.

 

4.- Descansa, aparta tiempo para pensar, analizar y ver las cosas desde otra perspectiva

Hoy en día decir que alguien está aburrido es casi un pecado. Por un lado nadie tiene tiempo libre, y por el otro la cantidad de opciones que tenemos para invertir o mal gastar el tiempo son interminables.

Los esencialistas se aburren intencionalmente, sí, las personas más exitosas, incluso las más creativas partan tiempo para no hacer nada más que pensar, revisar el estatus de los proyectos, alejarse de los detalles del día a día y ver el trabajo completo.

Detente, piensa, ve las cosas en las que estás trabajando, lo que tienes, lo que has comprado y evalúa si tiene algún sentido, es algo que vale la pena conservar o lo mejor es cortar por lo sano.

 

5.- Jugar te carga de energías y estimula la creatividad

Es triste decirlo, pero nuestra sociedad ha separado de manera radical el trabajo de el juego, para los adultos jugar es más que nada una pérdida de tiempo o un lujo que no tienen oportunidad de darse. Para un esencialista no, el juego forma parte importante de su vida y trabajo. El juego es una herramienta extraordinaria de inspiración, desarrolla nuevas conexiones en el cerebro, libera estrés y ayuda a priorizar tareas. Un profesional jugeton es un profesional más sano y productivo. Compañías como Google, Twitter y Pixar celebran mucho la idea de jugar y divertirse dentro y fuera del trabajo. Igual que ellas, juega, descansa y recarga energías, es tan importante como cualquier otra parte del trabajo.

 

6.- Elimina todo lo no esencial sin compasión

¿Quién no ha pensado que todo lo que tiene que hacer es importante y que nadie lo puede hacer mejor que él?, es una trampa del profesional mal organizado.

Es exactamente el mismo fenómeno que pasa cuando quieres limpiar el ropero, pero no te atreves a sacar una sola prenda por que justificas o que vas a adelgazar o que el próximo inviernos vas a volver a utilizar esa bufanda. Para deshacerte de tareas o cosas físicas tienes que ser implacable, es la única manera de ser un esencialista y destacar. Quédate nada más con lo mejor, no puedes ni debes quedarte con todo por más que quieras.

Evalúa las cosas, si no son un 10 completo déjalas ir, delégalas y concéntrate en lo mejor, es todo lo que tienes que hacer.

 

7.- Planifica lo esencial como la visión de un cirujano

Es fácil deshacerse de cosas materiales por que no involucran los sentimientos de otras personas, pero cuando decir no puede herir los sentimientos de alguien o causar una situación incomoda la cosa cambia.

La presión social o corporativa suele ser tanta que nos cuesta trabajo decir que no, esa acción que parece tan simple puede comprometer muchos otros proyectos. Recuerda, un no puede ser nada más un no ahora, porque no es el momento adecuado, además, si alguien quiere que contribuyas en algo tienes que hacerlo solamente cuando es el momento adecuado para involucrarte completamente. Cuando dices sí a algo dices no a algo más, revisa muy bien que no estés dejando pasar algo esencial.

Todos los objetivos deben tener una misión clara y esencial, de lo contrario no pueden formar parte de la agenda de un esencialista.

 

8.- La ejecución es el toque maestro

Cuando un esencialista identifica algo que lo está deteniendo, no pierde tiempo en repararlo, sencillamente lo elimina de sus tareas. Asumir que los planes van a salir como se tiene proyectado no es un hábito de las personas efectivas. Asume que tarde o temprano vas a ajustar tu estrategia, cambiar de dirección y modificar algunos de los pasos que estás dando. El esencialista decide rápido y toma acción, ejecuta, resuelve.

 

Conclusión:

Greg McKewon nos propone un estilo de vida en el que hacer más con menos esfuerzos, tener menos cosas pero de mejor calidad e involucrarse en menos actividades arrojan como consecuencia mucho mayor bienestar.

El secreto es convertirse en un esencialista, diseñar la vida que queremos vivir, decir y no asumir lo que se nos presenta como la única opción. Un esencialista se concentra en él mismo, en su rutina, en cada paso del proceso para limpiarlo de problemas y de fugas de tiempo. El esencialista se concentra en las oportunidades reales, elimina todo lo que puede hacer ruido y diseña rutinas que pueda ejecutar casi de manera automática día a día.

El libro nos recuerda, que a pesar de lo que parece, no necesitamos tantas cosas para vivir de manera plena. Esta lectura te dará las herramientas necesarias para convertirte en un buen editor y borrar de tu vida todo aquello que no es vital para alcanzar tus sueños y vivir una vida satisfactoria.

Hay muchos libros que parten del mismo principio, pero tengo que decir que Esencialismo de Greg Mckeown es una extraordinaria lectura.

 


 

¿Te interesan más reseñas de libros? Te invitamos a descargar el folleto con los 13 mejores libros de desarrollo profesional y personal.

En este folleto gratuito vas a encontrar una breve descripción del libro, además de la liga a la entrevista original donde fue recomendado.

También visita la sección de reseñas de libros de nuestro blog 👈🏻

 

Descarga nuestro folleto

 

Comparte: