Libros que han cambiado mi vida: Leonardo da Vinci, la biografía de Walter Isaacson

Comparte:

Resumen y las enseñanzas principales del libro:

Leonardo Da Vinci: La biografía de Walter Isaacson

 

Es imposible representar una etapa de la historia de la humanidad con una sola persona, pero si tuviéramos que escoger una figura para representar el Renacimiento, Leonardo da Vinci es el candidato ideal. Atrevido, vanguardista, interesado en muchas disciplinas y rebelde, Leonardo da Vinci es la imagen perfecta para representar un período de rompimiento, de mucha exploración, democratización de las artes y genialidad.

Leonardo no era una persona común, hijo ilegitimo de un notario, se vio obligado a labrar su historia el solo. Al haber nacido fuera del matrimonio le fue imposible ir a la escuela para recibir educación formal y ejercer la profesión de su padre, pero esto no lo detuvo, una vez más la fortuna llega disfrazada de desgracia. Distraído, indisciplinado y curioso por naturaleza, Leonardo hubiera sido un pésimo notario, pero tenía todo para ser un extraordinario pintor, arquitecto, ingeniero, escultor e inventor, entre muchas cosas más.

Considerado hoy en día como un genio, Leonardo no era visto de esa manera al inicio de su carrera; alejado de la religión católica, vegetariano y homosexual tuvo algunos problemas para conseguir sus primeros encargos como artista. Esta es la magnifica narración de una vida extraordinaria – organizada y expuesta por Walter Isaacson en Leonardo da Vinci la biografía.

 

Isaacson ya había dado muestras de su talento para escribir biografías, todos recordamos su trabajo mostrando de manera muy auténtica a Steve Jobs, Jeff Bezos, Albert Einstein y Henry Kissinger, entre varios más. Leonardo da Vinci es otra asignatura cumplida magistralmente.

Para escribir el libro, Isaacson revisó cientos de manuscritos originales de da Vinci, fue a la fuente original para poner en contexto el mundo que enfrentó, conquistó y transformó Leonardo. Cuando leo las paginas del libro, es difícil no imaginar a da Vinci en nuestros días, utilizando su curiosidad como principal motor de cambio.

En muchos pasajes, salvando las evidentes distancias, Leonardo parece un apasionado inventor en el Silicon Valley de nuestros días, alguien que vive su vida al extremo y en sus propios términos, suficientemente hábil para colaborar, aprender y transformar el mundo. Leonardo sabía que en su mundo el arte era utilizado como propaganda, que si quería crecer tenía que ganar influencia en su círculo cercano y auto prepararse todo el tiempo.

 

Leonardo da Vinci: la biografía de Walter Isaacson, nos habla de un mundo lejano en la línea del tiempo, pero que tiene muchas enseñanzas y aprendizajes que podemos aplicar en nuestros días.

 

👉 Estas son las 9 mejores ideas de Leonardo da Vinci, la biografía de Walter Isaacson:

 

1.- El pasado no tiene por qué determinar tu futuro

Ser un hijo fuera de un matrimonio nunca será fácil, peor aun en 1452 cuando Leonardo da Vinci nació.  Al no ser registrado por su padre, Leonardo no pudo ir a la escuela ni heredar el negocio familiar de notario. Esto no lo detuvo, al contrario, le abrió otras posibilidades.

Leonardo tuvo que trabajar desde una edad temprana, y utilizó ese tiempo para prepararse, para descubrir sus pasiones e identificar sus fortalezas. En otras circunstancias, Leonardo da Vinci podría haber sido notario, pero la mala fortuna que no le permitió serlo lo puso en el camino del arte, el lugar donde brilló como pocos.

 

2.- No tengas miedo de mostrar tu talento desde el primer momento

En 1464 el pequeño Leonardo llegó a la ciudad de Florencia con su familia. En aquel momento, Florencia era uno de los centros económicos y artísticos del mundo.

A la edad de 14 años, Leonardo empezó a trabajar en el taller artesanal de Andrea Verrocchio, un respetado pintor e ingeniero local. Es ahí donde Leonardo empieza a mostrar sus habilidades y talentos.

Dedicado al trabajo, en apenas 4 años se convirtió en maestro pintor, para ese momento ya dominaba las técnicas de geometría, perspectiva, luces y sombras. Poco tiempo después, los clientes del taller ya reconocían que el talento de Leonardo era superior al de Andrea, su maestro.

Leonardo y Andrea colaboraron en El Bautizo de Jesús, uno de los primeros cuadros en los que Leonardo utilizó el esfumado, una técnica desarrollada por él. Era muy evidente que la parte pintada por da Vinci era muy superior a la de su profesor, lo que le hizo ganar respeto y popularidad en la sociedad local.

 

3.- Toma riesgos, atrévete a cambiar y define tu estilo para hacer las cosas

Por más de 10 años Leonardo continuó trabajando en el taller de Verrocchio como maestro pintor, fue ahí donde realizó el famoso retrato de Ginerva de Benci. Hasta entonces todos los retratos femeninos se hacían de perfil, Lonardo se atrevió a pintar a Ginerva en una posición de tres cuartos, le dio perspectiva y en algún sentido vida al personaje.

En 1477 abrió su primer taller, ahí se dedicó a recrear cuadros de otros pintores con interpretaciones muy diferentes, en algunos casos muy irreverente con las figuras católicas y las costumbres de la ciudad.

Muchos de estos cuadros quedaron inconclusos, pero dieron a Leonardo la fama de atrevido e inventor de nuevas técnicas de pintura. Muchas de estas obras continúan sorprendiendo por su calidad e irreverencia.

 

4.- Tener muchos intereses y pasiones es una veta que tienes que aprovechar

Leonardo se marcha a Milán, una ciudad completamente diferente a Florencia. Dominada por la familia Sforza, Milán era un centro financiero, rico e influyente. Sus intenciones eran conseguir el patrocinio de Ludovico, trabajar para él y desarrollar su carrera de arquitecto e ingeniero. Ofreció su trabajo como experto en ingeniería militar y planeación civil, era evidente que no quería dedicarse únicamente a la pintura.

Durante sus años en Milán, Leonardo buscó explorar su interés principal, a saber, la relación análoga entre naturaleza, humanos, arquitectura e ingeniería.

Por ejemplo, a principios de la década de 1480, Leonardo sugirió que una ciudad sana funcionaría mejor como un ser humano sano. Los canales harían circular agua limpia como las venas circulan sangre, mientras que un sistema de alcantarillado subterráneo eliminaría los desechos como el sistema intestinal elimina la basura. Leonardo encontró su nicho en otro lugar: al duque le encantaba tener a Leonardo cerca para ayudar con el entretenimiento en la corte. Antes de llegar a Milán, Leonardo había adquirido experiencia en el teatro, había diseñado accesorios y pintado fondos para producciones en Florencia.

En Milán, se puso a toda marcha. Sus concursos, obras de teatro y demostraciones científicas se llevaron a cabo en la corte Sforza. La máscara de los planetas de Leonardo fue una actuación especialmente elaborada., sus accesorios mecánicos y paisajes pintados encantaron al público. Y con este éxito, las acciones de Leonardo subieron aún más. De hecho, ¡estaba logrando más fama como artista que como pintor!

 

5.- Colaborar y aprender de otros es la base del crecimiento profesional

Famoso por su carisma, quienes lo conocían lo describían como guapo, encantador y entretenido. Leonardo utilizó todos sus encantos y talentos para relacionarse con la elite atraída a la fortaleza Sforza. Es ahí donde conoció a Luca Pacioli, quien lo ayudó con la aritmética, Francesco di Giorgio experto matemático no dudo en ayudar a Leonardo.

A través de las relaciones que hizo en Milán, Leonardo desarrollo su interés por las artes de la guerra, la anatomía humana y la naturaleza, disciplinas que aprovecharía más tarde en sus dibujos e inventos.

 

6.- Para trascender se tiene que hacer trabajo revolucionario

Leonardo sabía que la observación era una de las habilidades más importantes que podía desarrollar, entendió que en la medida que dominara las proporciones del cuerpo humano, los animales y todos los componentes de la naturaleza podría representarlos como nadie lo había hecho antes. La Última Cena es un ejemplo perfecto de esto, un momento único representado con una maestría pocas veces vista en su época.

Con el paso del tiempo, desarrolló algunas técnicas y trucos para impresionar más a sus clientes y admiradores, aprendió a jugar con las reglas de la perspectiva para hacer su arte más impactante y realista. Estudioso y obsesivo, entendió como pocos artistas que innovar era la verdadera manera de trascender en el tiempo.

 

7.- Las creaciones más sorprendentes son atemporales

Antes de dejar Florencia aprovechó la oportunidad para reanudar sus estudios de anatomía humana. En muchos sentidos, los resultados de sus exámenes minuciosos del cuerpo humano pueden contarse entre sus obras más impresionantes. Sin embargo, permanecieron perdidos por muchos años.

Leonardo hizo hermosos dibujos de todos y cada uno de los huesos, músculos y órganos humanos. Claramente, un conocimiento profundo de la anatomía es inmensamente útil si quieres convertirte en un mejor pintor del cuerpo humano. Pero el interés de Leonardo no era meramente artístico. Su aprendizaje fue más profundo que la percepción visual sola. Escribió 13.000 palabras de texto para acompañar los 240 dibujos, que detallaban sus pensamientos sobre el funcionamiento de los ojos, el corazón, el cerebro e incluso el feto humano.

Estos dibujos y observaciones habrían contribuido enormemente a la suma del conocimiento humano si hubieran sido publicados. Leonardo se adelantó a su tiempo. Sorprendentemente, pasarían 450 años antes de que la ciencia moderna realmente se familiarizara con la dinámica de fluidos en el corazón que él ya había descrito. Las observaciones de Leonardo siguen siendo útiles hasta el día de hoy en parte porque, como todos los grandes maestros, realmente sabía cómo hacer las cosas más comprensibles.

 

8.- Si tu trabajo no es tu pasión, puede ser tu manera de sostenerla

Después de una estancia desafortunada en Roma entre 1513 y 1516, Leonardo se encontró de repente con el patrocinio del rey Francisco I de Francia. A los 64 años, Leonardo viajó fuera de Italia por primera vez en su vida. No volvería jamás. Se convertiría en el artista e ingeniero oficial del Rey. El rey Francisco llegó a llamar a Leonardo “el pintor más eminente de nuestro tiempo”. A Leonardo también se le dio la oportunidad de diseñar un nuevo pueblo real en el país, pero nunca se construyó. Además de eso, Francisco le dio a Leonardo un salario, no se le pagaría por comisión.

En 1517, Leonardo recibió la visita del cardenal Luigi de Aragón. El secretario del cardenal, Antonio de Beatis, confirmo que Leonardo admitió que un derrame cerebral reciente lo había privado del uso de su mano derecha, y sintió que sus días como artista habían quedado atrás. Pero también mostró a sus invitados tres cuadros que estaba en proceso de completar, cada uno una obra maestra:

  • Uno fue San Juan Bautista. En él, una figura seductora y andrógina de pelo largo emerge de las sombras, una mano levantada apuntando crípticamente hacia el cielo.
  • El segundo fue La Virgen y el Niño con Santa Ana. Sigue siendo una obra maestra, pero el autor piensa personalmente que las expresiones de los sujetos palidecen en comparación con la representación de Juan el Bautista de Leonardo.
  • El tercero, que llevaba años cargando, se convertiría en uno de los cuadros más famosos de todos los tiempos: La Mona Lisa.

 

9.- Incluso en las artes plásticas, menos siempre, es más

A lo largo de su vida, Leonardo se esforzó por comprender y desentrañar los misterios del mundo. No fue porque deseara fama o gloria, sino porque lo impulsaba una profunda curiosidad.

En concreto, sus pinturas fueron ejercicios de movimiento y emoción. Un simple gesto de Leonardo podría revelar la mentalidad y los motivos de una persona. Este enfoque lo convirtió en uno de los más grandes pintores de la historia. Leonardo había infundido vida a lo que antes estaba quieto y estático. La Mona Lisa a menudo se considera la obra maestra absoluta de Leonardo. No es solo una pintura de una mujer, sino que también apunta a sus intereses fuera de la pintura, y es un testimonio del hecho de que algunos misterios humanos son insolvibles. El retrato es más conocido por la sonrisa de su sujeto, que parece expresar diferentes emociones según el punto de enfoque. Si miras sus ojos, la sonrisa está desenfocada. Esto hace que las comisuras vueltas hacia arriba de su boca parezcan estar sonriendo. Pero cuando te concentras en la boca misma, la sonrisa desaparece.

También en esta imagen, Leonardo utilizó sus estudios de óptica y percepción para difuminar el paisaje. Esto contrastaba con el método estándar del día, que era mantener todos los aspectos del lienzo enfocados, sin importar sus respectivas distancias. Sus estudios de la luz y el reflejo le dieron la idea de utilizar una capa de fondo blanco plomo. Este capta la luz a través de finas capas de esmalte translúcido. El efecto es especialmente evidente alrededor de las mejillas. Casi parecen brillar de vida.

Se han escrito libros sobre la composición de la Mona Lisa, pero aquí basta con señalar que el fondo también es revolucionario. El río en el fondo fluye hacia el pañuelo de seda de la modelo y el paisaje fluido se vuelve uno con su cabello, como si se fusionara con la naturaleza. Al aplicar los patrones de la naturaleza a la forma humana, Leonardo encapsuló su investigación sobre la naturaleza y la relación entre ella y la humanidad. Este mensaje sigue cautivando a las audiencias en todas partes.

Leonardo poseería a la Mona Lisa por el resto de su vida, falleciendo ocho días después de su 67 cumpleaños, el 23 de abril de 1519.

 

Conclusión:

Leonardo Da Vinci, la biografía de Walter Isaacson es uno de mis libros favoritos de muchos años.

Isaacson no se deslumbra con la grandeza del personaje y lo dibuja de verdad, humano, palpable, nos pone en la mesa al ser humano atrevido, revolucionario y exitoso, pero no deja de lado sus fracasos, nos lleva de la mano por las travesías de Leonardo moviéndose de ciudad en ciudad, buscando el patrocinio de algún potentado mientras deja proyectos incompletos y a la deriva. Esto no lo hace menos brillante, ni desmerece su talento y grandeza.

Aprendimos que Leonardo da Vinci es mucho más que un pintor revolucionario, era un artista con un intelecto sobrenatural, una mente curiosa, pero sobre todo una persona decidida.

 


 

¿Te interesan más reseñas de libros? Te invitamos a descargar el folleto con los 13 mejores libros de desarrollo profesional y personal.

En este folleto gratuito vas a encontrar una breve descripción del libro, además de la liga a la entrevista original donde fue recomendado.

También visita la sección de reseñas de libros de nuestro blog 👈🏻

 

Descarga nuestro folleto

 

Comparte: