Si quieres cambiar una cosa en tu vida, por favor cambia esto

Comparte:
No hay manera de reprochar la idea de cambiar un montón de cosas lo antes posible, después de todo es lo que se tiene que hacer ¿no es cierto?

Reconocer que algo nos está haciendo daño, que nos hemos estancado o incluso que hemos dado pasos para atrás es un acto de valor y nadie puede estar en contra de esto. Invertir tiempo para analizar y diseñar la mejor estrategia para corregir lo que nos molesta en la parte personal, el trabajo o incluso en nuestra comunidad es una muestra de madurez, deberíamos pedir a todo el mundo que lo haga. Lamentablemente la historia nos dice que esto es un acto inútil, que resulta imposible cambiar varios hábitos, costumbres o prácticas al mismo tiempo si antes no cambiamos nuestra mentalidad.

 

Resulta natural dedicar tiempo para establecer metas y diseñar un plan cuando se quiere rectificar algo que incomoda, pero el verdadero secreto para seguir una dieta, hacer ejercicio, leer más o pasar más tiempo de calidad con la familia y amigos no es diseñar la estrategia, la verdadera transformación sucede cuando invertimos el tiempo en cambiar nuestra manera de pensar. La mentalidad correcta es la único que puede conducir a buenos resultados, es la razón por la que se empiezan proyectos nuevos, se hace otro esfuerzo, se entrega un poquito más de lo que se esperaba o se rectifica la dirección sin detenerse. La mentalidad rompe círculos viciosos y facilita que consigamos lo que queremos.

Si ahora mismo hay muchas cosas que quieres cambiar, te pido que cambies solamente una: cambia tu manera de pensar, porque cuando cambias cómo piensas, todo lo demás cambia mágicamente.

Las 5 razones de la semana son el argumento perfecto para pensar diferente, y descubrir por qué cuando cambias la mentalidad consigues lo que tú quieres.

 

1.- Cuando cambias tu mentalidad tú estás en control de todo

Ya no hay pretextos, no puedes buscar culpables ni señalar chivos expiatorios todo está bajo tu control.

Parece una amenaza pero en realidad es completamente liberador. Ahora tú marcas el ritmo y no tienes otra opción que moverte adelante o ser tu propio verdugo.

 

2.- Cuando cambias tu mentalidad estás más motivado

La mejor manera de motivarse es ser testigo de tu propio progreso.

Nadie tiene por qué venir a darte una palmada en la espalda para seguir empujando, es tu responsabilidad, tú decidiste y eres el piloto de tu destino.

 

3.- Cuando cambias tu mentalidad creas un ecosistema favorable

Ahora puedes hacer lo que quieras, tú decides – y formas – el ecosistema en el que te mueves.

El lugar de trabajo y las personas con las que quieres hacerlo es tu elección. Es probable que tome algún tiempo conjuntar los elementos que quieres, pero si trabajas para ello tarde o temprano puede suceder.

 

4.- Cuando cambias tu mentalidad amplías tus opciones

No estás atado de manos, eres completamente libre para hacer las cosas a tu manera.

Incluso trabajando para alguien más siempre hay espacio para acomodar las cosas a tu manera si tienes la mentalidad correcta.

 

5.- Cuando cambias tu mentalidad te enfocas en tus acciones y esfuerzos

Cambiar cosas que te molestan o alcanzar alguna meta puede tomar tiempo.

Cuando tienes la mentalidad correcta te enfocas en el proceso además del objetivo. Es importante disfrutar cada paso que se da y celebrar el esfuerzo, finalmente tú decides lo que quieres y tienes que disfrutarlo de principio a fin.

 

Comparte: