No hagas caso de los consejos de productividad

Casi todos los libros de productividad plantean la misma estrategia: empieza el día temprano, organiza tus tareas de acuerdo a su importancia y divide el día en pequeños bloques de trabajo. En mi caso, la verdad es que soy más productivo cuando tengo días flexibles, trabajo en las cosas que me entusiasman y me enfoco únicamente en lo prioritario.

Para mí la productividad tiene más que ver con las cosas que no hago que con las que hago a medias. El secreto para ser un profesional productivo no está relacionado con nuestra capacidad de hacer tareas, sino con el enfoque y la toma de desiciones. La productividad es tan personal como cualquier otra actividad, lo que me funciona a mí difícilmente funcionará igual para ti y viceversa. Visiones, necesidades y capacidades diferentes nos obligan a diseñar procesos de trabajo personalizados.

Continuar leyendo