fbpx Skip to content

Tras 6 meses de confinamiento, es tiempo de afilar el hacha

Comparte:

Cuando necesitas algo, ya es tarde para prepararlo

 

Así como los momentos de bonanza son la oportunidad de ahorrar para cuando llegue la crisis, son los momentos de calma los que nos permiten mejorar las habilidades.

Para nadie debería ser una sorpresa que los próximos meses van a ser complicados, no sabemos exactamente cuánto, pero son altas las probabilidades dicen que por lo menos, más de lo que nos ha tocado vivir a todos.

Eso no debería quitarte el sueño porque no lo decidimos ni tú ni yo, tampoco podemos hacer algo para prevenirlo o evitarlo. Lo que sí está en nuestras manos es prepararnos para enfrentarlo. Mi consejo es no esperar a ver cómo se presentan las cosas, lo mejor es empezar ahora mismo a afilar tu hacha para derribar cualquier árbol que se interponga en tu camino.

De acuerdo a Stephen Covey, afilar el hacha significa preservar y mejorar los activos y recursos que ya tienes. No es necesariamente el mejor momento de aprender algo nuevo desde cero, se trata de depurar un proceso para renovar constantemente 4 áreas indispensables para tu crecimiento personal y profesional.

 

Estas 4 áreas son responsables de todo lo bueno o malo que nos pasa

 

La realidad es que no existe una fórmula perfecta para hacerlo, cada quien tiene que diseñar su estrategia para trabajar en los siguientes espacios:

 

1.- Estado físico

Todos sabemos que es muy difícil mantener una mente trabajando al 100% si tu cuerpo no está de la misma manera.

Ajusta tu rutina de ejercicio y hábitos alimenticios para convertirlos en la prioridad número uno. Nadie debería afrontar momentos complicados si no está completamente cargado de energía.

Toda la información que necesitas para mantener un estilo de vida sano y productivo está al alcance de tu mano, no hay pretextos, haz lo que tengas que hacer para sentirte bien, orgulloso y estar más fuerte que nunca.

 

Photo by destiawan nur agustra from Pexels

 

2.- Estado mental

La avalancha de información a las que nos exponemos todos los días es el escenario perfecto para perder la cabeza y entrar en la dinámica del miedo que paraliza.

Limita tus fuentes de información, verifica todo lo que ves y escuchas, compáralo con otros puntos de vista y emite conclusiones después de analizar todo. Si todo lo que está pasando te parece completamente bueno o malo, lo más probable es que el que está mal eres tú. La vida no es así de simple.

Favorece la información positiva y que te abra oportunidades.

Incrementa la cantidad libros que lees mensualmente y comparte lo que aprendes con muchas personas.

La información no es ni entretenimiento ni fuente de conocimiento, generalmente su agenda no es la tuya ni una que inspire el crecimiento.

Si no lo estás haciendo, empieza a meditar o hacer yoga de manera regular.

 

3.- Estado espiritual

Sin duda este es el espacio más personal de todos, cada quien tiene una visión diferente de lo que significa el bienestar espiritual. Sea lo que sea; una religión, amistades, servicio comunitario, etc. procura que después de hacerlo te sientas fuerte y relajado emocionalmente.

 

Photo by Andrea Piacquadio from Pexel

 

4.- Relaciones personales y profesionales

Desarrollar relaciones personales y profesionales toma tiempo. Hay muchas maneras de hacerlo, lo importante es fortalecer un grupo de personas que se preocupan genuinamente por ti, al mismo tiempo que tú por ellos.

Aprovecha estos días para reconectar con ellos, escúchalos, ve si puedes ayudarlos en algo y expon tus ideas también.

Si quieres desarrollar relaciones personales y profesionales para mucho tiempo y con significado, tienes que estar dispuesto a invertir en ellas lo más valioso que tenemos: tiempo.

 

 

Conclusión:

La mejor manera de utilizar el momento que estamos viviendo es mejorando nuestras habilidades, afilando el hacha. Es momento de prepararnos para cualquier cosa que se pueda presentar en le futuro.

Nadie sabe cuánto tiempo nos queda de incertidumbre, así que no hay tiempo que perder. Hay que mejorar todos los días un poquito nuestro estado físico, mental, espiritual y nuestras relaciones. Mejorando estos cuatro aspectos, beneficiamos nuestro estilo de vida de manera integral.

 

Comparte: